sábado, septiembre 09, 2017

La Venezuela marxista y la Unidad Popular



      ¿Qué tiene ver que Pinochet con Venezuela? 
  Ya me están aburriendo las comparaciones infantiles y otros casos de ignorancia al comparar la Venezuela marxista que creó el ex militar golpista, Hugo Chávez y que regenta Nicolás Maduro con el Gobierno cívico militar chileno que gobernó entre septiembre de 1973 y marzo de 1990. Otra comparación totalmente injusta e infantil es comparar el gobierno de las Fuerzas Armadas y de Orden con la dictadura comunista cubana. Esta última comparación es del escritor chileno y ex comunista, Roberto Ampuero. 
   Cuando termino el gobierno de Sebastián Piñera, el novelista Roberto Ampuero escribió la novela Detrás del Muro. En esa oportunidad, hizo la siguiente declaración: “Para Chile no quería ni la dictadura de Pinochet ni la de estilo Fidel Castro”. Para Chile él quería una dictadura comunista. Por eso, él formo parte de la Unidad Popular. El Gobierno de las Fuerzas Armadas fue una consecuencia del intento totalitario de Allende tal como lo expresa el Acuerdo de la Cámara de Diputados. Ya se olvidó que nos querían llevar también hacia guerra civil. La comparación es injusta. El gobierno de los militares se fijaron un itinerario y lo cumplieron. No pensaban perpetuarse como régimen comunista. Además, en primer lugar, para la Izquierda de hace de más de cuarenta años era lo más normal que en un sistema comunista no hubiese pluripartidismo y ni otros medios de prensa, salvo el medio oficial del Partido Comunista. En segundo lugar, cuando gobernando los militares, la oposición tenía radios, revistas y diarios. En tercer lugar, los partidos políticos estaban en receso, porque fueron ellos los que nos llevaron al debacle. En cuarto lugar, la mayoría de la población pidió la intervención, mientras Ampuero y los termocéfalos de la UP estaban en minoría. Quinto lugar, se olvida de las diez toneladas de armas que interno Allende apoyado por Cuba. Aquí estuvo el cubano Patricio de la Guardia Font encargado de la guerrilla.Un mentiroso siempre es un mentiroso, aunque sea un convertido. Trabaja para el enemigo al falsear la historia. El ex comunista trivializó el hecho de que Allende fuese un agente pagado por la KGB con el apodo ‘LIDER’, cuando escribió una novela sobre él retratándolo como liberal, como si no hubiere que creerle a la DINA, más sí a las supuestas torturas que recibió Michelle Bachelet cuando estuvo presa. Más sí al Informe Rettig, donde se dio por detenido desaparecido un mirista que apareció viendo en Nueva York y que lo premió el ex alcalde Rudolph Giuliani, por sus servicios a la comunidad 
  ¿Qué tiene que ver el régimen marxista de Venezuela con el Gobierno cívico militar chileno? En la última columna del director de la Fundación para el Progreso (FPP), Axel Kaiser compara el rechazo internacional que tiene el gobierno de Nicolás Maduro con el gobierno de Pinochet. La dictadura cubana de Fidel Castro llevaba más de 10 años y, sin embargo, la llamada ‘comunidad internacional’ no la condenada. Y qué decir de los países detrás de la Cortina de Hierro. Se olvida Kaiser que la campaña orquestada por la ex Unión Soviética a través de los medios infiltrados contra el gobierno militar empezó el mismo 11 de septiembre como lo hace ver la periodista chilena Nena Ossa. Luego cita las palabras del ex Primer Ministro español, el socialista Felipe González, quien afirma: "el Chile de Pinochet respetaba más los derechos humanos que el paraíso de paz y prosperidad de Maduro". No sé qué visión habrá tenido el ex primer ministro español de la Unidad Popular y de Allende, cuando lo que hay en Venezuela es copia feliz del gobierno marxista chileno. No hay que olvidar, cuando cayó el agente de la K.G.B., conocido por su apodo ‘Líder’, los embajadores de ese gobierno en la Europa Occidental fueron a pedir asilo al gobierno de Francisco Franco. El relato de la Izquierda es que todo lo malo comenzó con el Gobierno Militar. Felipe González todavía no ha leído el Acuerdo de la Cámara de Diputados de agosto de 1973, en que acusa al gobierno de Allende de violar la mayoría de los derechos humanos y cometer flagelación y tortura contra los opositores. Las palabras de González nos pueden servir de contrapunto al ponerlas frente a las palabras que dijo hace poco el sacerdote Percival Cowley de la Congregación de los Sagrados Corazones, quien se emplazó al cardenal Jorge Medina. Una de las preguntas que formulo fue: “¿Qué hizo y qué dijo el señor cardenal en Chile cuando se violaban sistemáticamente los DD.HH.?”. ¿Quién está diciendo la verdad sobre los derechos humanos bajo el Gobierno cívico militar: Felipe González o Percival Cowley?
   Mientras políticos como el socialistas Ricardo Lagos, el ex ministro del primer gobierno de Bachelet, Andrés Velasco en su oportunidad compararon el gobierno marxista de Venezuela con el Gobierno de las Fuerzas Armadas y Orden, la Radio Chile que es de muy izquierda los refuta en el 2015: “Hugo Chávez nos trajo a Salvador Allende al presente. Retomó en su tierra las banderas del Presidente Allende de la Unidad Popular y el pueblo chileno construyendo una nueva vía al socialismo del siglo XXI en la República Bolivariana de Venezuela”. 
      El golpista Hugo Chavéz dijo en el 2003: "lo que le hicieron a (Salvador) Allende están tratando de hacernos a nosotros". 
   Cuando murió Hugo Chávez en el 2014, la Fundación Allende el siguiente comunicado: “La Fundación Salvador Allende, Seccional Guayana, Estado Bolívar, hace llegar sus más sentidas condolencias a los padres, hermanos, hijos, nietos y demás familiares, por la pérdida irreparable de nuestro querido y apreciado presidente Hugo Chávez Frías, como también al pueblo revolucionario que sufre la terrible perdida, de quien aportó todo su esfuerzo físico y mental para transformar a Venezuela en un país de justicia, que pudiera llevar a su pueblo a la "máxima suma de felicidad" como dijera nuestro padre Libertador Simón Bolívar”. 
   Estaba pensando que los chilenos que se exiliaron en Venezuela son parte responsables de la situación que viven los venezolanos, pues le habrán contado puras mentiras sobre el gobierno marxista leninista de Salvador Allende. Eso explicaría la ignorancia de las esposas de los venezolanos presos que vinieron a Chile, y que fueron recibidas por los partidarios de la ex UP y la DC opositora.    En efecto, la Izquierda chilena aprendió de la experiencia de la Unidad Popular e igualmente la Izquierda Internacional. Las instituciones se opusieron a Allende. Por eso, la Izquierda desde 1990 se ha dedicado tomárselas, de modo tal que no prime la ley, y con Bachelet se han quitado el pudor. Eso lo vemos en la Justicia, la Contraloría, Servicio Impuestos, Servel y la Fiscalía. El marxismo internacional también aprendió la lección. Eso lo ilustra el ex dirigente y representante de todos los gremios se opusieron a Salvador Allende agrupados en la Confederación Única de Profesionales de Chile (CUPROCH) , Julio Bazán Álvarez en su libro Lo derrocó el pueblo:
  ““Huelga General de Mujeres” es una organización creada por el PC francés y que tiene ramificaciones mundiales. Esta organización, en abril de 2003, alertó a John Sweeney, presidente de los sindicatos de los EE.UU., sobre el peligro, para el gobierno de Chávez de la creación de una CUPROCH en Venezuela”.   
   Después Bazán afirma que la organización que él dirigió contra la Unidad Popular fue tomada en cuenta por la Izquierda, luego de la caída de Allende. Culpan a Nixon y a Kissingir, pues, según ellos: “Hizo uso de contratos y dineros gubernamentales para organizar y sostener a CUPROCH, una confederación de “Trabajadores Profesionales” liderada por Julio Bazán, un ejemplo típico de un aristócrata fascista, que llamó a formar un “gobierno autoritario” de las Fuerzas Armadas y de las elites educadas, con la “masacre masiva de comunistas y de otras fuerzas de Izquierda””. 
   Si uno lee cualquier artículo del Instituto Cato referido a Venezuela, no encontrará ninguna referencia a los mil días de la Unidad Popular. Lo peor es que no mencionan el derecho a la rebelión. Desde que el régimen chavista comenzó a inculcar las libertadas, la mayoría de los articulistas o blogueros eran partidarios de la vía institucional para sacar a los marxistas. Cuando el diálogo se acaba, viene la fuerza. Así ha sido siempre desde los albores de la humanidad, ya sea entre países, ya sea dentro de un mismo territorio. Ni menos se les ocurre un programa económico como “El Ladrillo”, pues es el único camino.
   En julio de 1973, al ex presidente de la República y presidente del senado, el demócrata cristiano, Eduardo Frei Montalva en una reunión con los dirigentes de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) dijo las siguientes palabras por la grave situación que vivía el país: “Este problema sólo se arregla con fusiles”. Estas palabras quedaron en constancia en el Acta de Rivera. 
   La Izquierda del Foro de Sau Paulo apoya el gobierno o la dictadura de Nicolás Maduro. Ellos insisten en el diálogo, cuando ya nada más que hablar. En la reciente visita del vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence quedo manifiesto el apoyo de Bachelet a Maduro con las palabras: “no apoyará golpes de estado ni intervenciones militares en Venezuela”. Antes de la visita del político norteamericano, Bachelet había condenado el gobierno de Maduro. Pues, como dijeron en otro, esas lágrimas de cocodrilo de la mandataria no son auténticas. Se olvida Bachelet de la intromisión militar de Cuba en el país de Simón Bolívar. Lo único que está permitido en este rincón del mundo, es el socialismo del siglo XXI vía la democracia liberal, para luego destruirla por dentro como ocurrió en Chile en la UP. Y ahora en Venezuela y nuestro país con la retroexcavadora de la Nueva Mayoría en curso. 
   Mientras escribía este post, me acorde de unas palabras que dijo el general Augusto Pinochet sobre la democracia en el libro Ergo Sum Pinochet de las periodista progresistas Raquel Correa y Elizabeth Subercaseux y que vi en unos libros que comenzaron a publicarse por la Editorial Maye. Según la Izquierda latinoamericana lo que hay en Venezuela es democracia. Por eso, apelan al diálogo y no la fuerza, aun cuando han muerto cientos de personas por la acción del gobierno. 
    Una periodista le pregunta: “-Mientras se incendiaba este Palacio, ¿pensó en algún momento que se estaba rompiendo dramáticamente una tradición democrática de larga data como la chilena?” Respuesta: “¡Que democracia se estaba rompiendo! Ése es un cuento que me traen aquí, al “apriete”. ¡Miren la tradición democrática que había! -dice con sorna-. El señor Allende hacía lo que quería: el Senado no era respetado. La Cámara de Diputados, tampoco. La Contraloría rechazaba los decretos y le mandaban decretos con insistencia. La Justicia…¡Los trataba de viejos tales por cuales! ¿A eso lo llama democracia? ¿Ésa es la democracia que les gusta? ¡A mi esa forma de democracia no me gusta! Palabra de Honor”. Esa es la democracia que le gusta a Bachelet y Cía, no la democracia liberal. 
   Dicho sea de paso, al hojear rápidamente el libro Ergo Sum Pinochet, se nota que ambas periodistas se hacen las lesas sobre el intento totalitario de la UP, no saber distinguir entre un gobierno totalitario y uno autoritario y, por último, dan crédito sin pruebas a los rumores que inventó a la Izquierda: caso Letelier y torturas, entre otras cosas. 
 ¿No se parece Nicolás Maduro a Allende? 
  Si hubiese a lo menos un venezolano inteligente opositor a Maduro, no serían socialdemócratas o socialistas moderados. 
 Volviendo a la pregunta con que se inicia este post. Respuesta: en nada

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

sábado, agosto 26, 2017

La política de apaciguar no sirve de nada




Desde que el comunismo hizo su aparición en el siglo XX, la política interna chilena por parte de los partidos que no son de Izquierda, ha sido, pues apaciguamiento, salvo en el período que estuvo el gobierno cívico-militar entre el 11 de septiembre de 1973 y el 11 de marzo de 1990. Los políticos e intelectuales no han aprendido nada de Historia, más han sido cómplices al avalar el relato de la Izquierda. Véase no más al escritor Arturo Fontaine Talavera miembro del director del Museo de la Memoria. Se convierte en cómplice pasivo del lavado de cerebro.

  Los gobiernos que tuvo el Partido Radical fueron para apaciguar. De hecho, uno de esos gobiernos llegó con los comunistas al poder. Es bien sabido por lo que se ha visto en el segundo gobierno de Bachelet, que los comunistas no se conforman con estar en el aparato del Estado, también tienen que estar revolviendo el gallinero, lo que significa crear descontento u  indignación sobre cualquier cosa pública,  ya sea en el movimiento contra las represas en Aysén, ya sea en el movimiento “NO + AFP” u otro que le sirva a sus intereses. Para eso está lo que se denomina “La calle”, que son las personas que se agrupan espontáneamente por un interés común, por ejemplo, que haya ciclo vías.  Lo mismo ocurrió en el gobierno del radical Gonzales Videla. Lo comunista chilenos apoyados por el dictador yugoeslavo se rebelaron tanto contra el gobierno, que el presidente de la República, los dejó fuera con Ley en Defensa de la Democracia. Y los mando a Pisagua. Eso mismo debió haber el hecho el demócrata cristiano, Patricio Aylwin, quien se dejaron extorsionar por los grupos armados de la Izquierda. Lo mismo debió haber hecho, el DC, Sebastián Piñera en su gobierno.

   Entretanto, apareció en el mundo político de hace más de cincuenta años, la Democracia Cristiana. Este último partido también es de Izquierda burguesa.  Ellos dirán que no son, más lo son. Nació para apaciguar a la Izquierda marxista. Eso tampoco sirvió nada. Recapitulemos un poco. En vista de que los partidos de la antigua Derecha, Conservador y Liberal no tuvieron candidato presidencial apoyaron al DC, Eduardo Frei Montalva para impedir que saliese el socialista Salvador Allende. En ese período, Chile era el segundo país más estatista en América Latina, después de Cuba. Ambos movimientos luego formaron parte de la Unidad Popular. Durante el gobierno demócrata cristiano, ese partido se escindió en la Izquierda Cristiana y el Mapu.

 No hay que olvidar que la campaña presidencial de Frei Montalva fue financiada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos con el propósito de detener el comunismo en Sudamérica.

  Entretanto, los partidos Conservador y Liberal se fusionaron en el Partido Nacional, que para apaciguar a la Izquierda marxista, se volvieron socialistas no marxistas. Lo dice el periodista norteamericano James R. Whelan en su libro Desde las Cenizas.

   En la elección presidencial de 1970, la DC en el parlamento le dio los votos a Allende. No existía la segunda vuelta. Peor aún, existía coincidencia programática entre Radomiro Tomic representante de la DC y Allende. La receta de la Democracia Cristiana al estatismo y totalitarismo de la Izquierda marxista era, pues, estatismo sin totalitarismo. Así pues, el partido de Frei Montalva pagó “La Alianza por el Progreso” con los Estados Unidos, entregando el país al comunismo.

 En el presente, el partido Demócrata Cristiano, el partido apaciguador de la Izquierda marxista y terrorista, ha apoyado cada una de las reformas del Programa de Michelle Bachelet en su segundo mandato con sus indicaciones respectivas, sin las cuales no tendríamos respiro o libertades. Hay que estar agradecidos. Al socialismo se le responde con socialismo, esto es, aumentado la burocracia, los impuestos y la deuda pública.

  Desde que los militares devolvieron el poder, la política de la ex derecha ha sido en hacer concesiones a la Concertación en distintos ámbitos, hasta que finalmente, en el gobierno anterior “abrazaron las banderas del adversario” e “hicieron lo que no hizo la Concertación en veinte años”.  Una de las concesiones más vergonzosas de la historia de Chile, fue haber entregado a los militares que combatieron el terrorismo asignados a la DINA y la CNI, y otros que estuvieron ahí a la justicia de Izquierda, mientras por otro lado apoyaban la amnistía al Mir  y apoyaban los indultos de la Concertación a los terroristas del FPMR y Frente Lautaro.   La Derecha abandono a los militares a su suerte, de modo que cada uno  a pagar por un abogado, mientras la Izquierda jamás abandona a los suyos. Por eso, los indultos sucesivos y salidas dominicales a los terroristas, hasta Ricardo Lagos indulto a los últimos criminales del Frente Lautaro. El mediador entre los terroristas presos y y Lagos fue monseñor Baeza, quien no quería a los militares en libertad. ¿Alguien pensó tal vez que encerrando a llamada “cópula de la DINA”, la Izquierda se iba a terminar la odiosidad y la persecución  a los militares? Se equivocó. La Izquierda igual que los vampiros querrá más sangre. ¿Alguien pensó que habiendo fallecido el general Manuel Contreras, oficial asignado como jefe de la  DINA, el país estaría en paz? Se equivocó. El mantener a los militares presos en Punta Peuco y antes en el penal Cordillera ha servido para continuar el odio. Ahí tenemos los juicios públicos cuando por los noticieros o la prensa nos informa por una nueva condena que recibió tal o cual oficial por hechos que están amnistiados.  O bien, la justicia prevaricadora que aplica la prescripción para los delitos que cometió los grupos terroristas del FPMR, después de 1978, más no así a los militares asignados a la CNI.

 Otra manera de apaciguar a la Izquierda (ex Concertación) fue que para que legitimaran la economía de mercado, el capitalismo o el modelo económico que nos legaron los militares, a la ex Concertación y al partido de derecha, Renovación Nacional liderados por la nefasta “Patrulla Juvenil” no se les ocurrió nada mejor que subir los impuestos por las demandas sociales más ficticias que reales. Según la ex coalición de centro Izquierda, el modelo no sería capaz de sacar a siete millones de la pobreza. Obviamente, entre las demandas estuvo subirle el sueldo al presidente de la República y ministros.

 De más está decir que cada una de las reformas a la Constitución de 1980 fue para apaciguar. La ex derecha decía amén a cada propuesta.

 Los grandes empresarios también fueron apaciguadores durante los gobiernos de la Concertación. A los ministros que ocupaban la cartera de energía, por ejemplo, los invitaban a formar parte de los directorios de las empresas. Igualmente, los diarios La Tercera y El Mercurio le han dado a tribuna intelectuales de Izquierda quienes no creen en la sociedad libre y se visten de apariencia de moderados como el ex rector de la Universidad de Valparaíso y asesor cultural del ex presidente socialista, Ricardo Lagos, Agustín Squella, quien se las de moderado. Sin embargo, Squella no está feliz, porque nos hayamos librado de una dictadura comunista o de una Guerra Civil. Él  dice solo que en tiempos de la UP no militaba. Nada más. Si El Mercurio promociona los libros  del sacerdote jesuita, Felipe Berríos, que es un comunista encubierto.

 Si es que no me equivoco, diario La Tercera puso al no periodista, Fernando Paulsen partidario del grupo terrorista Frente Patriótico Manuel Rodríguez y de la actual dictadura del hambre del régimen marxista venezolano de Nicolás Maduro como jefe a mediados de los noventa.

 La concesión que hubo en el gobierno de Sebastián Piñera fue cuando cerro el penal Cordillera y mando a los militares presos a un cárcel peor y lejos de un hospital. Sólo para satisfacer a la Izquierda. Los personas que están ahí son ancianas o de Tercera Edad. Varios han muerto yendo al hospital.

 Haber votado por Piñera fue una manera de apaciguar, aun cuando la mayoría de los electores esperaban que se iban sacar los trapos sucios de la ex Concertación, cuando termino sacándose fotos con los ex presidentes. Por eso y otras razones fue denominado  “El Quinto Gobierno de la Concertación”. Mejor lo dijo el escritor y columnista peruano, Álvaro Vargas Llosa, que fue un gobierno de centro Izquierda.

 En otro blog, un forista dijo que hay que votar por Piñera para evitar que la Izquierda nos lleve al comunismo. Eso es apaciguar. Si ganan los que quieren terminar la obra de Allende, que admiran a Chávez, Maduro, a los hermanos Castro y que no quieren finalizar las relaciones diplomáticas con Corea del Norte, entonces, simplemente al mal que hay  hacerle frente. Puesto que  la Izquierda chilena que es retrógrada y totalitaria, habría que seguir la receta que hicieron los norteamericanos con los japoneses y alemanes cuando acabo la guerra. Sacarle de raíz la perversa ideología, prohibir el Partido Comunista como asimismo demoler las estatuas de Salvador Allende, entre otras cosas. Poner las cosas en su lugar. Hay una estatua que delante de la Moneda. Cuando corrí la maratón de Santiago, me di cuenta que había otra estatua del admirador Hồ Chí Minh y de quien le dedico un homenaje al dictador José Stalin, nada menos que el agente de la K.G.B conocido como “Líder” junto con los otros ex presidentes. Y otra que se encuentra no sé en qué lugar de la capital.

   Si nos quieren llevar al comunismo y revivir la UP, bombardeamos La Moneda con un enjambre de drones.

¡Basta de apaciguar el progresismo!

Etiquetas: , ,

martes, agosto 15, 2017

Ni a misa con la Democracia Cristiana



  Uno de los peores partidos que ha tenido el país, además del Partido Socialista y el Partido Comunista es, pues, la Democracia Cristiana. Dicho colectividad nació del viejo Partido Conservador. Dicen ser centrista. Sin embargo, el llamado centro político no existe, si lo que hay son burgueses de Izquierda. El hecho empírico que olvidan los políticos y académicos de la ex derecha, es que ese partido siempre ha votado por las iniciativas de la Izquierda moderada y revolucionaria. Desde luego, con sus infaltables observaciones u indicaciones. Sin embargo, jamás rechazando el programa. La DC chilena responderá con sus galimatías de siempre que ellos no son ni Izquierda, ni Derecha, que tampoco son socialistas. En un principio incluso les gustó el fascismo del dictador italiano, Benito Mussolini. Entre paréntesis, si leen libro La historia secreta de los jesuitas, el autor muestra que la DC italiana le dio los votos a Mussolini y el Centro Católico (Democracia Cristiana) alemán le dios votos a Hitler.

 Según mi modesta opinión, ese partido jamás ha tenido principios. Como dicen en buen chileno: “Se mueve hacia adonde calienta el sol”.  Esto último lo saben personas comunes y corrientes que no tienen doctorados o magister. Las personas que tienen esos títulos no lo quieren reconocer, ya sea por simpatía, ya sea por tontera.Así en el año 2015, Alex Kaiser, director de la Fundación para el Progreso (FPP) y con un doctorado en una universidad alemana dijo lo siguiente sobre la DC: “La DC, si fuera consecuente con sus principios, debería abandonar el gobierno y pasar a la oposición”. No ha entendido el curriculum vitaede la Democracia Cristiana, aun cuando leyó y comento en su oportunidad el libro del profesor Víctor Farías, La Muerte del Camaleón: la Democracia Cristiana y su descomposición. Primero, la DC apoyo Allende con el Estatuto de Garantías. Segundo, la coincidencia programática con la Unidad Popular, salvo que no eran totalitarios. Tercero, muchos jerarcas de la ex UP han  dicho si no hubiese dado la intervención militar, si la DC hubiese estado en el gobierno marxista. Cuarto, antes que ganará Allende, el ex líder del Partido Comunista chileno, Luis Corvalán había planteado una alianza con el partido de Eduardo Frei Montalva, cosa que tardo más de cuarenta años en realizarse hasta que llegamos a la Nueva Mayoría (Concertación + PC). Hace tiempo, el profesor de Historia y columnista, el conservador Gonzalo Rojas Sánchez había planteado una coalición entre los conservadores representado por su ex partido UDI, los liberales de Renovación Nacional y los sociales cristianos, esto es, la Democracia Cristiana. Tanto lo que propuso Kaiser como Rojas es no ver los porfiados hechos: La DC chilena es de Izquierda.

Según los políticos de ese partido, la DC está pagando las consecuencias de abandonar los principios por el Servicio Nacional de Menores (Sename) o por el diputado Rincón. Repito: Jamás lo han tenido.

 Lo más divertido de este asunto, es que el Partido Demócrata Cristiana y su actual directiva, cuya presidencia la tiene Carolina Goic, dicen que la Nueva Mayoría se volvió más izquierdista o se Izquierdizo. En realidad, no sé quien dijo esa afirmación, si el sector de Goic u otro más a la “derecha”.

Por las noticias se ha sabido que los dineros del Sename, donde murieron más de mil niños en cinco años, iban a parar las Fundaciones de la Democracia Cristiana.

La DC recibió el apoyo del Departamento de Estado en el siglo pasado con el propósito de detener el comunismo, y no sirvió nada. Eduardo Frei Montalva se opuso a Cuba fuese expulsada de la OEA y lo que remato, fue cuando le dieron los votos al marxista Salvador Allende, pues no existía la segunda vuelta. Esto último se les olvida a los académicos con doctorados en Filosofía, Historia o Ciencias Políticas. Puesto que es un partido anti derecha, jamás hubiesen apoyado al conservador Jorge Alessandri.

  La mayoría de la DC se opuso a la Unidad Popular y pidió la intervención militar para no caer una dictadura comunista o una guerra civil, salvo un pequeño grupo de demagogos que se opusieron a que Allende fuese sacado. Cuando los militares no les entregaron el poder como ellos querían se opusieron al Gobierno Militar. Se opusieron a la Constitución de 1980 que resguarda los derechos humanos de la primera generación: la vida, la libertad y la propiedad. Ahora están con el cuento de que la propiedad privada tiene una función social. Ese un concepto de Izquierda. El efecto de este último concepto lo vemos en la Venezuela marxista de Nicolás Maduro, que es la fiel copia de la Unidad Popular.

  Antes de fallecer el ex presidente, Patricio Aylwin en una entrevista dijo que él jamás pidió la intervención militar, cuando su sector quien se reunió con la Armada, siendo el nexo entre la marina y la DC, el ex demócrata cristiano, Julio Bazán Álvarez como lo cuenta en su libro Lo derrocó el pueblo. Así como tenemos el hijo tonto de Eduardo Frei Montalva, así tenemos la hija tonta del “Guasón” Aylwin, Mariana Aylwin. A principios de este año, la ex ministra de Educación fue recibir a un galardón a Cuba, sin embargo le fue negada, la visita. Entonces ella comparo la dictadura de los Castro con el Gobierno Cívico-Militar, el cual surgió porque la mayoría de los chilenos no querían que el país se convirtiera en la segunda Cuba Comunista.

  Según el autor Desde las Cenizas, a los pocos días de la caída de Allende llamo un político a un ofrecer sus servicios al nuevo régimen. Era un DC. Desde luego, que lo quisieron, pues ese partido había llevado el país al ruina. Además, proyectándolo al presente, esto es, en el segundo gobierno de Michelle Bachelet, donde han aumentado la burocracia y la deuda, queda claro como el agua, que si los cuatro de la Junta le hubiesen entregado el poder a la DC, el país hubiese permanecido igual de mediocre.

  Cuando los militares devolvieron el poder a los civiles, el demócrata Cristiano, Patricio Aylwin traicionó a los militares entregándoles a la venganza de la izquierda moderada y de la extrema Izquierda. El llamado ‘estadista’ y el hombre de la reconciliación se dejó extorsionar los por grupos armados de la extrema Izquierda, la cual quiso el Informe Rettig y los juicios a los militares que lucharon contra el terrorismo y con aquellos estuvieron ahí, mientras aplicaba la Ley de Amnistía e indultaba a los terroristas. ¡La quinta esencia de la equidad!

  Se dicen que no son socialistas, sin embargo, forma parte de un gobierno y coalición ha aumentado la burocracia hasta llegar a novecientos mil. Un rasgo del socialismo es la burocracia.

 Una de las cosas, creo, que más les desagrada a las personas de derecha es el uso del adjetivo cristiano. En tres cosas la Democracia Cristiana es una Desgracia Cristiana: primero, el trato poco cristiano que reciben los militares en Punta Peuco, a los cuales les niega la igualdad ante ley con todos sus corolarios. La inhumanidad brilla por si sola y desde luego la violación a los derechos humanos. Algunos tontos creen porque estamos en democracia, que es la muletilla de la Izquierda y que prepara el segundo piso de La Moneda, no se violan los derechos humanos. Segundo, votar a favor del aborto por tres causales, que no tienen ningún asidero como mostró un doctor. Tercero, el derecho de las personas de cambiarse de sexo. Y por último, el Sename.

La DC sostiene que no es Izquierda. Sin embargo, tenemos las célebres frases más desafortunadas de la Historia. La primera de Eduardo Frei Montalva:"Hay algo peor que el comunismo, esto es, el anticomunismo".La segunda es de la actual aspirante a la presidencia de la Republica y regente de la DC, Carolina Goic, quien dijo:  con el PC son mucho más las cosas que nos unen. A propósito de coincidencias, no hay que olvidar las similitudes que tenía el programa de Radomiro Tomic con el programa de gobierno del Salvador Allende. Eso también se les olvida a los doctorados que trabajan en las universidades. La única diferencia, es que la hoja de ruta de la UP era marxista, y la DC, no.

 Tan chuecos son que hay recordar que según  el ex presidente de ese partido, el senador Ignacio Walker, la DC voto por lealtad a Bachelet, no por el nefasto Programa. Con todo, este mismo demagogo estuvo divulgando las virtudes que tendría la nueva Constitución socialista. Además, de haber aprobado la nefasta reforma tributaria.

 A la Democracia Cristiana le gusta el comunismo y el socialismo con observaciones. El opresivo y dictatorial Nuevo Orden Mundial con observaciones, esto es, con el equivalente al Estatuto de Garantías que firmó Allende.


Carolina Goic pertenece a una coalición que puso como tema de campaña las desigualdades, abusos y privilegios. Con todo, la candidata no ha tenido remordimiento en poner a la parentela en el gobierno. Todo esto, gracias el ex presidente Eduardo Frei Tagle, que derogó el artículo que prohibía expresamente el nepotismo en la administración pública.

No vi el último programa de ‘Tolerancia Cero’. Además,  que no lo hubiese visto, pues no veo la televisión abierta. Sin embargo, escuché lo que decían el invitado. No sabía quién era, hasta el día siguiente por un blog. El invitado era Gutenberg Martínez, quien dijo por vaguedades. Según él, la DC no es de Izquierda ni de Derecha. Su electorado es la clase media. Ese partido está dentro de una coalición que antes de este gobierno había de calificado despectivamente de arribista a la nueva clase media surgida de la ciudad. Luego la Nueva Mayoría con la reforma tributaria expropiatoria le encareció el acceso a bienes como vivienda y vehículos. Les negó a los apoderados de ese sector elegir colegio que ellos quisieran, pues introdujeron la tómbola. Los mismos establecimientos particulares subvencionados tuvieron que pasar a una fundación sin fines de lucro, porque la DC le creyó la tontera de la extrema Izquierda.

Ya que está en franca caída la Democracia Cristiana, no encuentran nada mejor que descubrir por fin, que el ex presidente Eduardo Frei Montalva murió asesinado y no de muerte natural.

El movimiento Ciudadanos del ex ministro de Hacienda del primer gobierno de Bachelet, Andrés Velasco quiere reemplazar a la DC. Son centristas. Por tanto, de Izquierda. Como he dicho anteriormente, Velasco es tan anti derecha como lo fue Eduardo Frei Montalva.  También ni a misa con ellos.




Etiquetas: , , , , , ,

miércoles, julio 26, 2017

Ganar para perder


    El único representante genuino de la Derecha es, pues, el conservador y actual candidato a la presidencia de la República, José Antonio Kast, quien renunció a su partido la Unión Demócrata Independiente (UDI), ya que ésta se alejo de su pasado. Los que se llaman liberales son socialdemócratas de derecha que están por el candidato y ex presidente Sebastián Piñera.
   Una pregunta. ¿Qué hacen aquí? Tanto el parlamentario de Renovación Nacional, Cristián Monckeberg como el dirigente de la Evolución Politica (Evópoli), Felipe Kast han dicho que aquél le gusta la Democracia Cristiana y a éste lo que representa el ex ministro de Hacienda de Bachelet, Andrés Velasco en desmedro de la Unión Demócrata Independiente (UDI). Tanto la DC como Velasco son anti derecha. El economista del movimiento Ciudadanos pretende recuperar el llamado ‘centro político’, que es la Izquierda burguesa. ¿Tanto Monckeberg como Kast no entienden la historia, las ideas que detrás de las acciones? El llamado ‘centro político’ siempre ha votado por la Izquierda. La DC voto por Allende y Velasco que no quería a los comunistas en el gobierno, finalmente, apoyo a su ex jefa, a quien le encanta el PC.
 Eso es en el ámbito político. Sin embargo, ¿cómo están las cosas en el mundo académico? Los que me siguen y leen otros blogs parecidos, el debacle que sufrió la derecha en el última elección presidencial fue responsable de Sebastián Piñera y su equipo, quienes hicieron un gobierno de centro izquierda como dijo Álvaro Vargas Llosa y, no de centro derecha como repiten los académicos de diversos think tank del sector. Después de todo, en ese gobierno “abrazaron las banderas del adversario” e “hicieron lo que no hizo la Concertación en veinte años”.
   En otro post había mostrado el desarme intelectual de la derecha, aunque para ellos era un rearme. Asimismo, tanto los académicos como los políticos habían desahuciado la Constitución de 1980 al sumarse con propuestas para el nuevo texto Fundamental. Y la guinda de la torta fue cuando el bloque “Chile Vamos” propuso “un Estado fuerte y solidario” echando por tierra el ordenamiento jurídico que nos ha dado prosperidad. Axel Kaiser manifestó en una carta que tiene diferencias con el filósofo Joaquín García Huidobro y con el ex contralor Ramiro Mendoza. Con todo, esas diferencias se han zanjado en forma educada.
   Dime con quién andas y te diré quién eres. En el 2015, apareció la noticia de que la Universidad de Adolfo Ibañez (UAI) más conocida por su Escuela de Negocio iba instalar cátedras en los cursos de pregrado del pensamiento liberal a cargo de la historiadora Lucía Santa Cruz, el economista Leonidas Montes, el abogado y ex embajador de Sebastián Piñera, Òscar Godoy y, por último, el director de la Fundación Para el Progreso (FPP), Alex Kaiser. En esas cátedras enseñan a Adam Smith, Andrés Bello, Edmund Burke y Alex Tocqueville, entre otros. Me parecen bien que enseñen esos autores, pues por lo general en las universidades enseñan a pensadores de Izquierda. Sin embargo, me extraña que en el grupo de personas esté Óscar Godoy, quien fue elegido por Michelle Bachelet en su primer gobierno para formar parte del directorio del Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos junto con el escritor Arturo Fontaine. Da la casualidad que la Izquierda a fines del Gobierno Militar y a principios de los noventa sentía aprecio por Godoy y Fontaine. Los dos terminaron en esa institución sesgada. El problema estriba que no sacan nada con divulgar esos autores, si por otro lado no cuestionan el manoseado concepto de la Memoria. O sea, son cómplices pasivos de la tergiversación de la Historia reciente. Godoy como me hizo observar el administrador del blog Libertad y Socialismo jamás ha criticado los tópicos de la Izquierda. Ni siquiera lo considera de Derecha. ¿A la historiadora, al economista Montes y a Kaiser no les incomoda ese museo? De Lucía Santa Cruz ya hemos hablado al respecto, cuando elogio al traidor, el demócrata cristiano Patricio Aylwin.
   Según el actual rector de la UAI, Andrés Benítez: “Estos autores representan las ideas que fundaron la universidad, pero que también están en su misión, que es proveer una educación basada en la libertad y la responsabilidad individual. Son autores que han colaborado, como muchos otros, en el desarrollo de una sociedad basada en estas ideas”. ¿Qué hacía entonces el abogado Fernando Atria, quien es afín al Frente Amplio? ¿Qué hace la economista Andrea Repetto en esa universidad, quien ha defendido la nefasta Reforma Tributaria. Es de la Nueva Mayoría, a quienes no les gusta los autores mencionados?
   Cuando Alex Kaiser presento su libro La Tiranía de la Igualdad, quienes estaba al lado de él eran el abogado y columnista Genaro Valera y el ex contralor Ramiro Mendoza, quien como sabemos declaro que el grupo terrorista Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) era una empresa como cualquier negocio que venden productos o servicios. El Mir por si no sabe el director de la Fundación para el Progreso quiso instalar una dictadura comunista o proletaria, uso la violencia matando a civiles y militares, quiso infiltrarse en la Armada y, por último, según el Comandante ‘Pepe’, quien tiene un museo en su honor, la revolución comunista de la Unidad Popular costarían un millón de personas muertas. Está bien denunciar que el igualitarismo nos conduce a la tiranía Está mal hacerse el leso ante barbaridad de declarar el Mir como empresa. Hecho bizarro, grotesco. Espero que las diferencias con el ex contralor se refieran a esa aberración más que sea piñerista. De nuevo cómplices pasivos.
   Los conservadores también lo han hecho mal. En efecto, el año pasado el director de la Escuela de Filosofía de la Universidad de los Andes, Daniel Mansuy publico el libro El pasado silenciado. En la presentación del libro estaba la demócrata cristiana, la ex ministra de Educación, Mariana Aylwin, quien milita en la DC y a la vez, en el movimiento de Andrés Velasco. Además, el parlamentario de Renovación Nacional, Andres Allamand, quien no tuvo problemas en estar en la presentación del libro Las Armas del Ayer del ex Mir, millonario a costa de trabajo de esclavo de Cuba e indultado por Allende, Max Marambio. Sin embargo, cuando fue ministro de Defensa en el gobierno anterior le produjo urticaria que el comandante en jefe del Ejército tuviese como asesores a personas asignadas a la DINA o CNI. No saben los conservadores heterodoxos, pues así denominan, que la Democracia Cristiana es un partido anti derecha, anti conservador, anti liberal. En resumen, socialista, burocrático, estatista. Ellos dirán no son socialistas. ¿Qué hace una demócrata cristiano que votó por Bachelet para su segundo mandato, y por tanto, con las nefastas reformas que el país no necesita? Algunos dirán que el sector de Mariana Aylwin no es marxista, sin embargo, la odiosidad continúa en el país gracias a la traición del Patricio Aylwin, como se vio cuando le preguntaron hace poco a Bachelet sobre el gulag de Punta Peuco, que ella pensaba cerrarlo. Supongo que ahora la ex ministra de Educación estará trabajando por la campaña presidencial de Carolina Goic, quien dijo: “con el PC son muchas cosas que nos unen”. Estuvo en la presentación, el dirigente de la UDI, Bellolio que reniega del pasado de su partido y le cree el cuento de las violaciones a los derechos humanos de la Izquierda.
   Lo que sí tiene razón Daniel Mansuy es que la Derecha no quiso argumentar durante 20 años, porque tenía asegurado los escaños y los vetos: “El motivo es que durante veinte años no tuvo necesidad de hacerlo para conservar sus cuotas de poder. Esto es, desde luego, una anomalía muy dañina: ¿qué hace en política aquel que no necesita argumentar ni persuadir, y que prefiere conformarse con el silencio y la minoría?” Con todo, eso no sirvió de nada, cuando abrazaron las banderas del adversario y fueron más socialistas que éstos, cuando gobernó la ex Concertación. En lo que no tiene razón es cuando sostiene que los chilenos se aburrieron el modelo en el 2011: “a partir del 2011 las categorías empezaron a cambiar: el lucro fue demonizado, el “modelo” pasó a ser objeto de crítica y, en general, la confianza en las instituciones políticas, económicas y religiosas se dañó gravemente (aunque muchos síntomas son previos, y no haberlo advertido es parte de la crisis actual)”. Eso lo probó la elección presidencial del 2014, donde Bachelet obtuvo el 26%. El chileno se no compró el discurso que el problema era la igualdad de punto de partida, que inventaron los intelectuales de Izquierda, mientras ese sector promueve la desigualdad con sus millonarios sueldos en la política. La desconfianza que hay en las instituciones políticas, es que éstas sólo aplican el peso de la ley hacia un sector, ya sea el SII, la Fiscalía y la Justicia. Bueno de más está decir que al sector de Mansuy no le importa que la Justicia sea abiertamente prevaricadora, no aplique los principios del Estado de Derecho, que condene a personas con delitos que no son retroactivos, ni que aplique la Ley de Amnistía de 1978 y la igualdad ante ley. 
   La Derecha que abrazo las banderas del adversario y que hizo lo que no hizo la Concertación en 20 años, intenta armarse intelectualmente. Una prueba de ello, es que “Manifiesto republicano” que saco en febrero de año. Y que lo presento en mayo el actual candidato de la derecha socialdemócrata, Sebastián Piñera. Supe la existencia de ese documento por unos comentarios del profesor de historia, Gonzalo Rojas Sánchez. Los políticos que idearon esa Manifiesto es el senador arrepentido de la UDI, Larraín y Andrés Allamand, para quien el próximo de la centro de derecha tiene que como el primer gobierno de la Concertación, esto es, de centro Izquierda. En dicho documento colaboraron, además, de los políticos mencionados académicos como el filósofo Joaquín García Huidobro, Hugo Herrera, el ex contralor, el economista Leonidas Montes, entre otros. 
   Por lo que se desprende grosso modo del texto, es que es una continuación de la nueva Declaración de Principios de Renovación, pues se menciona el reconocimiento de los llamados ‘pueblos originarios. La ex Derecha quiere parecer progresista. Sin embargo, una cosa que me llamo a la atención es que no bastaba la igualdad ante ley. En el punto 27 afirman: “No basta con proclamar una abstracta igualdad ante ley. Este punto de vista es importante, pero insuficiente. Es necesario asegurar a todos los habitantes de nuestra tierra acceso a ciertos bienes que son necesarios para vivir con dignidad. Las grandes desigualdades constituyen un problema político de primera magnitud, porque dan origen a dos Chiles incomunicados, que se miran con desconfianza, donde cada uno ve en el otro un peligro para su seguridad. No se trata de proponer formular igualitaritaristas….donde las diferencias sean frutos del esfuerzo personal y famliar”. Se desprende que no entendieron la última elección presidencial, donde la Izquierda con bandera de denunciando las supuestas desigualdades naturales, apenas saco un 26% de los votos. O sea, al chileno no se creyó el cuento de existía grandes desigualdades, cosa que no existe. Además, el cuento del igualitarismo es un invento de los intelectuales de Izquierda. La única gran desigualad que hay en el país, es la que consiste entre los sueldos y jubilaciones millonarias que reciben los políticos a costa del esfuerzo de las personas a través de los impuestos. Dicho sea de paso, Axel Kaiser lo considero proto chavista, mientras otra persona lo considero inclinado al comunitarismo
   La receta de la ex derecha es vencer el socialismo revolucionaria con el socialismo. En fin, apaciguar.
   La ex derecha ha tratado de construir un relato, sin embargo, ha sido incapaz primero de rebatir las mentiras entorno a la Unidad Popular y el Gobierno Militar, o sea, la Verdad Histórica. En segundo, lugar por mucho que digan ya sea en artículos o en frases cortas como en twitter que se identifican con el Estado de Derecho y la dignidad humana, si no hacen nada por los militares de Punta Peuco, a los cuales se los trata con indignidad y no respetándose el Estado de Derecho a ellos. Lo que significa que en virtud de la Ley de Amnistía de 1978, un grupo de militares debieran estar libres, mientras que el otro grupo se les debiera indultar como a los terroristas del FPMR. Igualmente, si callan ante la abierta prevaricación de la Justicia hacia los militares. No sacan nada con defender la economía de mercado, menos impuesto y naturalmente, la reducción del tamaño del Estado, mientras exista Punta Peuco, que es como trofeo de guerra de la Izquierda. Mejor dicho, la existencia de ese penal es cuando en las épocas pasadas se pedían un rescate por los prisioneros. El “rescate” desde hace 27 años son las millonarias indemnizaciones a los fracasados de La UP, mas reteniendo a los presos.

Etiquetas: , , , , ,

jueves, junio 29, 2017

“No respetan el estado de derecho o la decencia humana”



  Me llamaron la atención de las palabras que dijo el presidente norteamericano Donald Trump a raíz de la muerte del estudiante de economía de la Universidad Otto Warmbier bajo el régimen de Corea del Norte: "El destino de Otto profundiza la determinación de mi administración de evitar que tales tragedias a manos de regímenes que no respetan el estado de derecho o la decencia humana básica lleguen a personas inocentes". 
   El Estado de Derecho viene a ser lo mismo que la decencia humana básica. Trump no condeno a nortecorea por violar los derechos humanos como suelen decir los zurdos chilenos. Aunque la expresión ‘violar los derechos humanos’ se ha presta para diversas cosas. Las palabras del presidente norteamericano también valen para Chile. Chile no es Corea del Norte. El Partido Comunista chileno apoya la dictadura comunista de ese país. Y Bachelet apoya al PC.
  Chile es distinto de la dictadura comunista de Corea, pues estamos en democracia como dice Bachelet poniendo énfasis en la expresión ‘en democracia’. Según algunos, ya estamos en una dictadura democrática, puesto que la Nueva Mayoría hace que las instituciones les favorezca a ellos, mientras que a los políticos opositores les llega todo el peso de ley. No hay ninguna institución que se salve: los Tribunales de Justicia, el Servicio de Impuestos Internos, la Fiscalía, el Consejo de Defensa del Estado. Para unos hay prescripción del delito, si son de Izquierda, ya sean civiles o terroristas, para otros no rige la prescripción, porque son militares o son políticos de derecha.
   El estado de derecho comenzó a erosionarse con la “Llegada de la Alegría”, cuando el ex presidente demócrata cristiano, Patricio Aylwin traicionó a los militares con el Informe Rettig y con la reinterpretación de la Ley de Amnistía, mientras liberan a través de indultos a los terroristas y los miristas se beneficiaban con la amnistía. Recuérdese que los grupos armados de la extrema izquierda extorsionaron al primer gobierno de la Concertación exigiendo el mencionado informe a la vez que instalaban los llamados ‘jueces de derechos humanos’, cosa que no existe en nuestra legislación tales jueces como tampoco existe los delitos de derechos humanos tal cual les gusta repetir a los medios para condenar a los militares. Abierta discriminación. 
   La cárcel de Punta Peuco, donde están presos los militares ancianos es un símbolo de la indecencia humana. En primer lugar, les niega la Ley de Aministía de 1978. En segundo lugar, la igualdad ante ley, pues mientras los terroristas del FPMR fueron indultados a los militares asignados a la CNI han sido condenados. En tercer lugar, los jueces han cometido el delito de prevaricación, que en cualquier país civilizado estarían castigados. En cuarto lugar, se les imputa delitos que no son retroactivos como el delito de lesa humanidad que condena el genocidio. Aquí no hubo tal práctica En quinto lugar, se les niega los derechos carcelarios como la salida dominical, que los terroristas tuvieron bajo los gobiernos de la ex Concertación.Y por último, se les niega el indulto humanitario en caso de que tengan enfermedades terminales, que el bloque DC/UP hizo con algún terrorista que tenía cáncer. En el Penal de Punta Peuco ha muerto el único reo que tenía Alzheimer.
   Sabemos que a la llamada derecha liberal representada por diversos think tank no les importa la suerte de los militares. Si les puede importar que a un ex ministro de Hacienda como Andrés Velasco el Servicio de Impuestos Internos haya actuado arbitrariamente, o que algunos políticos de la ex derecha se les haya acusado de financiamiento irregular, mientras a los parlamentarios de la Nueva Mayoría que también cometieron ese delito que no existe se les aplique la prescripción, ni caigan procesados. Ni mucho menos que el actual Gobierno que libero a más de quinientos reos haya discriminado a los ancianos de Punta Peuco por considerar que son un peligro de la sociedad.   Asimismo es irrelevante tener la opinión del Instituto Nacional de los Derechos Humanos –engendro del primer gobierno de Michelle-, cuya labor es defender a delincuentes y terroristas para que tengamos la tranquilidad de que en Chile se respeta el Estado de Derecho. 
   A principios de este año, la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), la gremial que agrupa a los grandes empresarios puso un inserto en La Tercera, en que acusaba al gobierno de dejar a la región de La Araucanía sin estado de derecho: “en esa zona ya no impera el Estado de Derecho”. Agregaron:”es evidente la incapacidad de los poderes del Estado para reaccionar y cumplir con sus funciones de hacer respetar la ley y sancionar los delitos que se comenten”. La vocera del gobierno, Paula Nárvaez califico de irresponsables las declaraciones de la Sofofa y llamo a diálogo: "Es una opinión que no compartimos ni en la forma ni en el fondo. Nos parece tremendamente preocupante que se den declaraciones irresponsables respecto a señalar que en una parte del territorio nacional no hay estado de derecho". ¿Por qué se tiene que dialogar con delincuentes y terroristas que queman, matan y extorsionan a los agricultores? Después dijo la vocera que era un juicio que no se basaba en la realidad, por tanto, era falso: "lo señalado por la Sofofa no es real, no es la situación que hoy día impera en la región de La Araucanía". La ministra mintió. La prueba más elocuente la vimos en el último censo, donde una comunidad de esa región no se dejo encuestar. No sé si le habrá llegado el castigo pecuniario con que el Estado amenazo a quienes no se dejaban encuestar.
   En el penúltimo 21 de mayo, el día de las Glorias Navales y de la rendición de cuentas del Jefe de Estado que, por cierto se cambio este año la fecha, gracias a los amigos violentos que tiene Michelle Bachelet, murió calcinado por el fuego el vigilante, Eduardo Lara encargado de cuidar el edificio consistorial de la ciudad de Valparaíso. Gracias a un grupo de estudiantes que lanzaron una bomba molotov en esa edificación. Los únicos que lanzan esos artefactos explosivos pertenecen al PC. Al día siguiente el obispo de la ciudad dijo: “Valparaíso está perdiendo la confianza en el Estado de Derecho”. 
   El Gobierno tanto en La Araucanía como en el resto del país no quiere aplicar el Estado de Derecho, esto es, usar la fuerza legítima contra delincuentes o terroristas. A decir verdad, este post lo tenía pensado hace tiempo. Sin embargo, me faltaba algo. Tenía el título: “Un país sin Estado de Derecho”. Me quede mejor con las palabras de Trump.
 En resumen, nos hemos vuelto un país indecente. Por tanto, no hay Estado de Derecho.

Etiquetas: , , , , , ,

miércoles, junio 14, 2017

Los doctorados en economía no dan el ancho


   

   Hubo un momento, después de la Caída del Muro de Berlín y en América Latina, después de que los Gobiernos Militares, en que se creyó ingenuamente, que si los políticos tenía, además, de la formación universitaria o técnico profesional, que no veríamos políticas equivocadas que chocan con el sentido común. Después de todo, en el caso chileno estaba el Instituto Libertad y Desarrollo para asesorar a los parlamentarios de su sector y de paso corregir los malos proyectos presentados por la ex Concertación. Y de cuando en cuando, los investigadores de los think tank de derecha como los denomina por el escritor peruana, Álvaro Vargas Llosa de Izquierda vegetariana, se reunían en las llamadas comisiones transversales que convocaban los presidentes de la República.
   Pues bien, por un artículo de Cato Institut, me enteró de una mala recomendación que hace el ex ministro de Hacienda de Sebastián Piñera, Felipe Larraín al presidente de Paraguay, Horacio Cartes. La recomendación consiste en elevar el límite del déficit fiscal de 1,5 por ciento a 2,5 por ciento en relación con el Producto Interno Bruto. Ello permitirá dinamizar la economía, puesto que están en recesión, a costa de que el país se endeude.
   Cabe señalar que Felipe Larraín tiene un Ph. Doctor por la Universidad de Harvard en áreas de microeconomía y economía internacional. Fue elegido el ministro de Hacienda del año 2010 por la revista británica The Banker. Asimismo por un tiempo fue director del Centro Latinoamericano de Políticas Económicas y Sociales más conocido por sus siglas Caples-UC.
   Según Víctor Pavón, ya en el 2015 se intentó hacer lo mismo promoviendo la inversión pública para así promover la demanda. Agrega: “El error conceptual de Larraín consiste en considerar a la economía como un esquema en el que el Estado es su actor principal, lo que conlleva a lo que los clásicos y específicamente la Escuela Austríaca denominaran como intervencionismo”.
   La idea subyacente de Felipe Larraín, es que cuando los privados no pueden movilizar el ahorro y la inversión, entonces, necesariamente, tiene aparecer y hacer el Estado. Sin embargo, Pavón se pregunta: “¿por qué creen que el mercado no puede crear suficiente ahorro e inversión?, ¿por qué la gente no se decide a arriesgarse por un negocio determinado aun sabiendo que les resultará lucrativo?
   Para ahorrarme el parafraseo, cito las palabras de Pavón:“El dinero que paga el déficit no proviene de la demanda por el mayor gasto público que finalmente presiona sobre la disponibilidad de fondos y hace caer a los países en cesación de pagos (default), sino de la oferta sustentada en la iniciativa empresarial que no tiene sustitutos para la generación de riqueza y empleos”.
  Mientras receta más gasto público en Paraguay, en Chile se preocupa de la falta de ahorro e inversión por los privados, gracias a las reformas estructurales de la Nueva Mayoría: “el 60% de la reforma tributaria se va en menor recaudación por el paupérrimo crecimiento". Hay que recordar que los parlamentarios de la ex derecha, salvo los de Amplitud, aprobaron la mencionada reforma a por temor de que el oficialismo, no los tomara en cuenta en la legislatura. Pues, para muchas leyes no necesitan el consentimiento de la oposición. En Chile es malo el gasto público, mientras que en otros países es bueno. Y a propósito de la campaña presidencial, el ex ministro de Hacienda de Piñera dice que no van a desmantelar lo que ha hecho la Nueva Mayoría, sino enmendar: “Enmendaremos lo que corresponda, pero no usaremos la retroexcavadora”.
  Otro doctorado en Harvard y que fue ministro de Hacienda del primer gobierno de Bachelet fue Andrés Velasco. Basta recordar la célebre columna de Sergio Melnick Las malas prácticas de Andrés Velasco, donde muestra una serie de desaciertos que realizo: Enap quebró, la inflación llego al 10 por ciento, quebró la regla del déficit fiscal, “El gasto público en su período pasó del 18% del producto en 2006, al 25% en 2009”. También omite un ilícito, a saber, que para la Teletón del terremoto de febrero del 2010, el ministro saco plata del presupuesto nacional como aporte del gobierno. Estoy cien por ciento seguro de que todavía el ex ministro todavía no se entera de quien maneja la retroexcavadora es su ex jefe a diferencia de otras personas de su círculo que lo han manifestado públicamente. Dicho sea de paso, la columna de Melnick la encontré solamente en el blog Libertad y Socialismo de Ciro Cárdenas.
   Igualmente, está el ex Presidente Sebastián Piñera, quien también tiene un doctorado en economía por la Universidad de Harvard. A diferencia de Velasco, no lo nombraron profesor vitalicio de esa universidad, aunque Piñera trato de probarlo, si es que mi memoria no falla. Durante su gobierno subió dos veces los impuestos y creo más burocracia. Se vendió como liberal. Además, está el bochornoso episodio de la central Barrancones, que fue parado no por razones ecológicas, sino porque el ex presidente estaba involucrado en el negocio o en otro proyecto que le hacía la competencia. Sola cabe decir en que la forma en que se paro Barrancones es digno de un gobierno al estilo de Salvador Allende o de Hugo Chávez.
   En marzo apareció una noticia que decía que, desde que se derogó el Decreto Ley 600, tenemos la más baja en inversión extranjera de los últimos diez años . Según los economistas de la Nueva Mayoría, eso no iba ocurrir. ¿Quiénes son? Eduardo Engel, Andrea Repetto, profesora de la Universidad Adolfo Ibañez, Dante Contreras, el profesor de la Universidad de Chile, Joseph Ramos, Víctor Tokman y el ex ministro de Hacienda del segundo gobierno de Bachelet, Alberto Arenas , Diego Olivares y Daniel Hojman.
   Hay que hacer notar que, mientras se supo que tenemos la baja inversión de los últimos años a raíz de la “retroexcavadora”, el actual ministro de Hacienda, el demócrata cristiano, Rodrigo Valdés viajo a Londres, a la capital financiera del mundo, al Chile Day, para convencer a los empresarios invertir en Chile. Ambos noticias por pocos días de diferencia. El actual subsecretario de Hacienda, el demócrata cristiano, Alejandro Micco, asesor programático de la candidata de la Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, defendió la propuesta de derogar el DL600, ya que era “algo que muy poca gente utilizaba, que era un tema que era un poco anacrónico”. Él lo decía basándose en un informe de la OCDE. Recuerden que el ex presidente Piñera de visita en Uruguay o Paraguay recomendó a su par meterse a ese club exclusivo, pues era como manejar un Mercedez Benz. Era como tener un auto de lujo. El DL 600 fue creado con el propósito de asegurarles la inversión, sin caer en arbitrariedades. En efecto,” permitía a los privados acceder a beneficios como la invariabilidad tributaria, entre otros”.
   Me había olvidado del ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien se doctoro en el imperio azufrado. Sin embargo, no aprendió nada de los Estados Unidos como la mayoría de los que obtienen post grados procedentes de América Latina a diferencia del simple emigrante. Para cualquiera persona normal sabe que si contrae una deuda con otra persona o con una institución, se paga. Después de todo, hubo un acuerdo entre dos partes. Lo mismo ocurre con los países y las deudas que contraen con las instituciones internacionales. Correa no quiso pagar una deuda que su país pidió libremente, arguyendo los típicos argumentos de la Izquierda Latinoamericana, a saber, el imperialismo.
   La única explicación racional de tanto desacierto o desatinos por parte de los doctorados en Economía, quizás la respuesta la tengamos en un estudio de la Universidad de Gantes, que reveló “El doctorado perjudica seriamente la salud mental: uno de cada tres estudiantes está en riesgo” A reglón seguido comenta: “la salud mental del 32% de este colectivo está comprometida -dos veces más que entre la población con un elevado nivel educativo…” Quizás les falta modestia.

Etiquetas: , , , , , , ,

jueves, junio 01, 2017

Gramsci y los intelectuales de izquierda



  Por sitio CredoChile encontré el video que pongo y que uno lo puede encontrar en Youtube, que fue subido el 6 de mayo de este año. En el video, si es que no equivoco aparece el cineasta chileno Miguel Littin. A los intelectuales que están ahí no les importa las penurias de los venezolanos y ni la dictadura del hambre.  Después de todo, la culpa tiene Trump y anteriormente el socialista comunista Obama. 

Etiquetas: , ,