miércoles, enero 17, 2018

Que se joda el Papa

domingo, enero 14, 2018

Jamás existió la Izquierda vegetariana


     Se supone que después de la Caída del Muro de Berlín, la Izquierda se reformó aceptando la economía de mercado y la democracia liberal. Si lo vemos con lupa, sobre todo, en América Latina los partidos de Izquierda engañaron a sus opositores y a las personas comunes. 
    El escritor peruano, Álvaro Vargas Llosa en los noventa acuñó la expresión ‘izquierda vegetariana’ versus izquierda cavernaria. Un buen ejemplo de la primera fue la propia ex Concertación formada por la Democracia Cristiana y los partidos de la nefasta Unidad Popular marxista. Vargas Llosa se sentía más afín a la Concertación a que a la derecha. Igualmente, dentro de esa categoría quedaba incluido el ex presidente brasileño, Lula da Silva como ejemplo de moderación. Cuando fue él el que fundo el Foro de Sao Paulo, caja de resonancia de lo que se conoce “el marxismo cultural” : feminismo, globalización, ideología del género, transgénero y ecología, etc. Allí se refugió la Izquierda huérfana de la ex Unión Soviética no para resignarse, sino para emplear otras estrategias para alcanzar el poder y someter como lo vemos en Venezuela. Da Silva era tan moderado que nunca dejó de peregrinar a la isla cárcel de Cuba a conversar con el dictador Fidel Castro tal como lo hizo hace poco Bachelet para darse un gustito y hablar de democracia y derechos humanos. Tan moderado era el líder sindicalista que devolvió dos boxeadores cubanos que pensaban volver a su país, luego de participar en unos juegos deportivos. Lo que confirma lo que acabo de expresar, lo ilustra el periodista de CNN Andrés Oppenheimer en su columna El vergonzoso viaje de Bachelet a Cuba: “Durante décadas, los gobiernos izquierdistas moderados de Chile ha sido un referente para la izquierda democrática latinoamericana”. Antes había dicho que la Izquierda era defensora de los derechos humanos. Esa bandera fue usada para darle impunidad a la guerrilla o terrorismo, pues ellos no violaron los derechos humanos. 
   He sostenido en mi blog que los partidos de la ex Concertación solo por pragmatismo se hicieron cargo del modelo económico que los militares nos dejaron, no porque estar convencidos de las bondades, sino porque les convenía aparecer como moderado. De lo contrario, no hubiéramos llegado a la retroexcavadora al modelo neoliberal. Siempre se sintieron incómodos, mas no para llenarse los bolsillos con sueldos millonarios a costa de dona Juanita y poner a la parentela en el gobierno, lo que significa en palabras de Patricio Navia citando al DC, Patricio Aylwin “darle un rostro humano al neoliberalismo”, mientras denunciaban supuesta desigualdad o inequidad que había en el país. Desde los noventa, creando falsas peticiones a través de las llamadas ‘demandas sociales’. Lo que acabo de describir lo confirma una columna que escribió el cientista político Navia en mayo del 2017 El país que sueña la Izquierda: “Pero ya que la izquierda concuerda solo respecto a su rechazo al modelo económico actual”. Luego agrega: “Ya que llegó al poder como el socio minoritario de una alianza con el centro, las políticas económicas y sociales impulsadas en los primeros 10 años de democracia fueron aquellas favorecidas por el socio mayoritario de la Concertación. Si bien una buena parte de la izquierda se acostumbró al modelo neoliberal impuesto por la dictadura y dotado en los 90 de un componente social de mercado”. El partido mayoritario era la Democracia Cristiana, quien se opuso al modelo económico liberal. Para Navia, la DC no es un partido de Izquierda. Por eso, se conforma con usar la expresión vacía de ‘centro’, como si ese partido no hubiese apoyado las nefastas reformas de Bachelet con sus observaciones.
    La ex candidata a la presidencia del Frente Amplio, Beatriz Sánchez también expresó algo parecido en la entrevista: “me fui decepcionando de la Concertación por lo que significaron los gobiernos de la Concertación. Reconozco que hicieron cosas valiosas, la forma en que recuperaron la democracia fue muy valiosa, también hizo un esfuerzo para mantener lo que entendíamos en los 90′ como gobernabilidad y yo valoro tremendamente eso”. Se decepciono, porque la ex Concertación no busco otro modelo. Esa coalición creo el corporativismo “Alianza Pública Privada”. Me llamo la atención que antes de la segunda vuelta, el ex comunista y ex concertación, el filosofo Max Colodro dijera: “Bachelet deja la centroizquierda en ruinas”. El académico no precisa qué significa centroizquierda. Dicho sea de paso, el señor Colodro fue uno de los tantos académicos cobardes que firmaron la Carta Publica de los Derechos Humanos y la Reconciliación, liderada por Hernán Larraín Matte, Cristóbal Bellolio y otros en las que se pedía que los partidos de derecha, UDI y Renovación Nacional eliminaran de su Declaración de Principios el artículo en se elogiaba a los chilenos que se rebelaron contra el gobierno de Allende y las Fuerzas Armadas por liberarnos de una tiranía totalitaria. Desde luego que a los cobardes intelectuales no se les ocurrió solicitar que la Izquierda que sacara la estatua de Allende frente a la Moneda tal como lo expreso el ex candidato de derecha, José Antonio Kast, si llegaba a ganar. Sin embargo, las palabras de Colodro son un contrapunto a la declaración que hizo la vocera del gobierno de Bachelet, la psicóloga Paulina Nárvaez, quien dijo “La centroizquierda es un modelo que le hace bien al país”, entendiendo que la comunista presidenta es de centro izquierda. Y por tanto, el Partido Comunista también lo es. 
   Según Andrés Oppenheimer, Bachelet “cedió a las ideas de la vieja izquierda de su juventud”. Mas bien, jamás cambio de domicilio. El único que ha dicho que Bachelet es comunista ha sido, pues, Fernando Villegas. Si se hubiera presentado en las elecciones presidenciales como comunista, no gana. Prefirió engañar como su delfín, Guillier con sonrisas.
   Los periodistas como Oppenheimer tienen mala memoria o no investigan más atrás. Primero, Bachelet viviendo en la ex RDA viajo a vietnamita comunista, luego de la guerra con los Estados Unidos. Segundo, estando en Cuba durante su primer gobierno, salio corriendo como colegiala cuadno la llamó el dictador Fidel Castro. Tercero, no hay que olvidar las palabras de elogio al sistema social cubano, cuando murió el dictador. Y cuarto, están las fotos de Bachelet con el ex líder del Partido Comunista chileno, Luis Corvalán o con Margot Honecker. 
   Oppenheimer dice que le pregunto a Patricio Navia la razón de viaje. Según él, fue a saldar un sueño de juventud: “Fue allí para cerrar un capítulo de su historia personal, desde los días de su juventud cuando apoyaba la Revolución Cubana”. La sigue apoyando. No puede afirmar que fue “un viaje nostálgico”, pues ya estuvo ahí. Más adelante pone a Ricardo Lagos como ejemplo de moderación, según Patricio Navia. Había leído antes de la segunda vuelta, que ponía a Lagos como contrapunto de Bachelet. Nada más falso.Él apoyo las reformas que Chile no necesitaba. Y un detalle que se les escapaba, es que el presidente socialista quiso “terminar la obra de Allende” y siente orgullo del gobierno marxista chileno que nos llevó a la ruina. Además, el mismo Lagos a igual que Bachelet elogio el sistema cubano, cuando murió Fidel. ¿Esa es la centro izquierda democrática?

  Bachelet dijo en Cuba : “en pocas semanas más culmino mi gestión. La política internacional de mi gobierno ha estado dirigida a impulsar el entendimiento entre los pueblos, la democracia, los derechos humanos, favorecer la paz, fortalecer las relaciones económicas y trabajar en cooperación en los diferentes ámbitos”. Agrego: “Confiamos en que esa línea que tan buenos resultados ha tenido en, por ejemplo la creciente presencia de Chile en América Central y el Caribe y por cierto en Cuba, seguirá siendo una tónica predominante”. Se desprende de su declaración en la isla caribeña, que ella apoya las dictaduras de Venezuela y Cuba. Además, es una burla que Bachelet hable de democracia y derechos humanos, cuando el Partido Comunista de ese país no llamara a elecciones libres e informadas. Es una burla que hable de los derechos humanos, pues en su país no los practica por los militares presos en Punta Peuco, mientras la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación denunció más de 5000 arrestos por motivos político el 2017. Supongo que el embajador chileno en Cuba no despacho un correo encriptado a la cancillería y que ésta le comunicará a Bachelet. ¡No se vayan a enterar el servicio de inteligencia cubano! Cuando se refiere entendimiento entre los pueblos, significa: “cubanos y venezolanos resígnense al tipo régimen que tienen. Conversen o dialoguen mas no se rebelen”.
   Ni siquiera a Bachelet le ha importado los ríos de sangre que exporto Cuba al resto del mundo y la abierta intervención en América Latina, razón por la cual cayó el gobierno marxista de Allende. Los chilenos no querían vivir en un sistema comunista. Acá posa de víctima de los militares, cuando Michelle Bachelet es una victimaria. 
  Bachelet es idéntico al personaje femenino de la película alemana Goodbye Lenin!. La mandataria todavía cree que está el Muro de Berlín. Ningún periodista jamás le ha preguntado de los Gulags, el Muro de Berlín y de la hambruna que dejo el comunismo. El periodista de CNN se le olvido que el sucesor de Bachelet, el periodista Alejandro Guillier cerró la campaña antes de la segunda vuelta con las palabras del Che Guevara: “Hasta la victoria, siempre”. Si es que mal no recuerdo, el ex ministro de Economía y ex mir, Carlos Ominami dijo en una entrevista que la Izquierda chilena no tiene nada que ver con la socialdemocracia alemana o el laborismo inglés. Eso se pudo comprobar con los demás candidatos de izquierda en la elección presidencial del año pasado. 
   En resumen: jamás existió la izquierda vegetariana o democrática, pues fue una farsa.

Etiquetas: , , , , , , ,

jueves, diciembre 28, 2017

¿El sexto gobierno de la Concertación o segundo gobierno de la Nueva Mayoría?




   

    Antes de la primera vuelta sostuve que si ganaba Piñera iba ser el sexto gobierno de la Concertación o bien el segundo gobierno de la Nueva Mayoría. Eso depende de la perspectiva de dónde se mire. Si se trata de enmendar las reformas que hizo Bachelet y que el país no necesitaba, entonces el segundo gobierno de la Nueva Mayoría. Ahora bien, si se trata de establecer la llamada “Democracia de los Acuerdos”, será el séptimo gobierno de la Concertación.
 Piñera ganó por temor de que Chile se convirtiera en la segunda Venezuela comunista. No voté por él, pues no le creo nada lo que dice. Ahora bien, para la gente más joven comparada con la generación vivió la experiencia de la Unidad Popular en Chile no transitaba hacia un mundo comunista. Eso era pura ficción política. Era un temor infundado. Eso lo pude comprobar escuchando a un hermano que vive en Santiago y que decía algo sabíamos que ambos bloques en la segunda vuelta tenía miedo. Sin embargo, para él era imposible que Chile se volviese comunista, pues somos diferentes o modernos. Repetía lo que decía el columnista Francisco Undurragaba o Vicente Undurragaba. Me acodaba de una frase que se decía antes de que asumiera Allende: “En Chile no pasan esas cosas”. Con todo pasan. Además, comentaba de esa ley mordaza de la Izquierda que desea prohibir todo lo relacionado con el Gobierno Militar al equiparlo con el régimen nazi. Refleja una ignorancia. 
     En todo caso, cuando Sebastián Piñera salió electo en El Mercurio de Santiago un apareció un un breve artículo en mostraba el recorrido que tuvo que hacer, comenzando con la publicación La historia se escribe hacia adelante del ex mir Mauricio Rojas sobre los éxitos de su gobierno. En ese período, Piñera no se sentía candidato, sin embargo, antes de que terminara su mandato se encargó de hundir a Laurence Golborne, a Pablo Longueira y la ex candidata de la presidencia, Evelyn Matthei. Si su gobierno hubiera sido exitoso, no hubiésemos tenido el segundo gobierno de Bachelet. Ya lo dijo el escritor peruano Álvaro Vargas Llosa, que fue un gobierno de centro izquierda. Por tanto, la ex Concertación más los nuevos grupos como el Frente Amplio y los comunistas viraron más hacia la Izquierda, con lo cual llegamos a la retroexcavadora a la arquitectura jurídico económico (la Constitución de 1980 y la economía de mercado) que nos legaron los militares.
   Después estuvo la disputa entre Sebastián Piñera, José Manuel Ossandón y Felipe Kast, donde el empresario ganó las primarias. De ahí hasta la primera vuelta apareció un factor inesperado y ninguneado por los medios, a saber, la candidatura de José Antonio Kast, que puso nervioso al comando piñerista. Finalmente, llegamos a la segunda vuelta, donde el factor Chilezuela jugó un papel importante. Por tanto, Piñera no ganó por su liderazgo y su primer gobierno, sino porque el comunismo estaba de vuelta de la esquina. 
 Antes de la elección del 17 de diciembre, el cientista político progresista, Patricio Navia escribió la columna que la vi en la revista mejicana Letras Libres, Los chilenos optan por mantener la hoja de ruta de Bachelet. Sin embargo, varios foristas citaban unas palabras del profesor universitario, en que si ganaba Guillier era como comprar un boleto de avión, donde uno está seguro que el piloto iba a estrellar el aparato: “Debes tomar un avión. Hay sólo dos pilotos. Si escoges a Piñera, atento que no te engañe, cobre de más o te lleve a otro lugar. Si escoges a Guillier, va a estrellar el avión”. La columna menciona da entender que no hubiese acontecido. ¿A qué se debe ese cambio súbito de última hora? Primero afirma en la columna de la revista, que los que votaron Piñera fue porque abrazaron las reformas de Bachalet, lo que es falso, sino por el medio al comunismo: “Así, un 55.4% de los chilenos votó por mantener la hoja de ruta de reformas que promovió la presidenta Michelle Bachelet”. En segundo lugar, la Nueva Mayoría fue como los gobiernos de la Concertación, lo que es falso: “Con todo, el 17 de diciembre, los chilenos no darán un giro radical ni hacia la izquierda ni hacia la derecha. El país seguirá por el mismo camino de reformas moderadas y pragmáticas que han sido la norma en ese país desde el retorno de la democracia en 1990”. No hay que olvidar que el escritor Fernando Villegas comparo el segundo gobierno de Bachelet con Tsunami en un libro que tiene ese título, porque destruye todo: “Usted puede llamarla como quiera, esconder la cabeza como quiera, engañarse a sí mismo como quiera o tratar de engañar al prójimo como quiera, pero lo que hoy vive Chile es una Revolución. Revolución, esto es, un cambio o intento masivo del aparato institucional por obra y gracia de un grupo político e ideológico más o menos organizado”. ¿En qué mundo vive Navia, si Mosciatti se asustó de este gobierno que termina?
   Cuando ganó Piñera por la televisión se escuchaba: "Nos salvamos".
  El argentino Alejandro Tagliavini escribió después de conocerse los resultados: “Más allá de la condena moral que merece el autoritarismo de Pinochet, Chile tuvo dirigentes de la talla de Hernán Büchi que, con sobriedad y seriedad, liberalizaron la economía y redujeron el peso del Estado relativamente”. Hay que ser mente abierta y meterse en la Historia de Chile para entender el Gobierno de las Fuerzas Armadas y de Orden, o gobierno cívico militar. Pues, cuando en Chile el país desborda hacia la anarquía, el descontrol, o hacia Guerra Civil o una dictadura comunista, a los revoltosos les llega “el peso de la noche”, que es un expresión que uso el político del siglo XIX, Diego Portales y con su sello hizo que país se diferenciara del resto de los países de Hispanoamérica evitando caer en el caudillismo. Los chilenos estaban felices con el orden, luego del desastre de la Unidad Popular. Además se les olvida, que fueron los civiles a través del Acuerdo de la Cámara de Diputados los que pidieron que las Fuerzas Armadas reestablecieran el Estado de Derecho. Era una Guerra Civil o una dictadura comunista o un gobierno al estilo de Maduro. 
 Tagliavini describe muy bien a Piñera. Se nota que no lo conoce: “Aunque los políticos suelen decir una cosa y luego hacer otra, como el presidente argentino que menosprecia al mercado, hay una esperanza de que Piñera actúe a favor”. 
  Para Alex Kaiser, director de la Fundación para el Progreso dijo lo siguiente, luego de saberse los resultados: “Él y la derecha son, sin duda, los grandes ganadores de la jornada. Al menos a primera vista. Porque si uno analiza las cosas con más cuidado se dará cuenta de que en realidad Bachelet es la que ganó la contienda que importa: la de las ideas que determinan el rumbo hacia el que debe ir el país". 
   Me abstuve de votar por Piñera, lo que no significa que le haya dado ventaja a Guillier. Si ganaba la Izquierda, habría que enfrentarla una vez por todas. ¿Cómo no sé?
    Ian Vázquez del Perú se pregunta con su columna ¿Giro a la derecha Chile? Cita las palabras de Kaiser dichas más arriba y del mediocre sociólogo Eugenio Tironi: “ganó la segunda vuelta con […] un discurso que no toca ni con el pétalo de una rosa las reformas hechas por Bachelet, que se comprometió a continuarlas […]. El que gana la segunda vuelta es otro Piñera […] ya no anti-Bachelet, sino pro-Bachelet”. 
   No hay que olvidar que la ex Derecha, salvo Amplitud votó por la nefasta reforma tributaria expropiatoria, se sumó a la idea de cambiar la Constitución del 1980 y, simplemente, siendo oposición de la Nueva Mayoría se dedicó a enmendar los proyectos del oficialismo. 
 Sebastián Piñera al recibir la visita del presidente Michelle Bachelet en su casa nos está indicando que su gobierno será el sexto Gobierno de la Concertación: "necesitaré el sabio consejo de ambas para seguir recorriendo este camino y ser un buen presidente de todos los chilenos". No sé qué consejos le va a pedir a lo no médico e inepta, quien desde La Moneda ordenó hundir a la UDI a través de Servicio de Impuestos Internos y le negó el indulto humanitario a cuatro militares. El típico gesto que hizo durante su primer gobierno. Los únicos chilenos que van a estar excluidos serán los presos políticos militares de Punta Peuco. 
   El Frente Amplio reconoció que la campaña del terror “Chilezuela” de probablemente si ganaba Guillier, Chile se convertiría en la segunda Venezuela. Muchas personas de los medios tirados a progresistas se rieron de los que decía eso, desconociendo la Historia con mayúscula. Lo mismo decía antes que asumiera Allende, pues en “Chile no pasan esas cosas”, puesto que éramos los ingleses de Sudamérica. 
   Serían un milagro si el próximo gobierno virará a la derecha. 
   Muchos chilenos estamos esperando la novela distópica o utopía negativa Chilezuela del escritor Jorge Baradit, quien uno de los intelectuales que apoyaron a Guillier.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

viernes, diciembre 15, 2017

Ad portas a las elecciones





Después de 26 años de la restauración de la democracia realizada por los militares, la Izquierda a través de su candidato, el periodista Alejandro Guillier  le viene a cobrar a los empresarios su vida, por así decirlo. Al cierre de un acto electoral en Concepción, el candidato del oficialismo dijo: “Les meteremos la mano en el bolsillo a quienes concentran el ingreso, para que una ayuden hacer patria una vez”. Y termino su alocución con una frase relacionado con el criminal argentino Ernesto ‘Che’ Guevara: “Hasta la victoria, siempre”. En efecto, desde los noventa los intelectuales de la supuesta Izquierda reformada comenzaron a meterles a los empresarios la idea de la responsabilidad social de la empresa. No bastaba con ofrecer buenos productos o servicios. Naturalmente, se lo tragaron. Luego los grandes empresarios durante los gobiernos de la Concertación invitaron a los políticos que ocupaban ministerios técnicos a ocupar cargos de directorios en diversas empresas. Amén de que a los políticos de ese sector les ofrecían trabajos fantasmas, por así decirlo, los cuales consistían en realizar informes que no servían para nada. Los empresarios grandes que financian al Centro de Estudios Públicos (CEP) se les ocurrieron poner a Bachelet en una de sus consultas de opinión, luego que se subió al tanque. El mismo think tank liberal puso a Guillier como un favorito para las presidenciables y en este período invitaron a la comunista Presidente de la República para que los empresarios supieren su opinión, como si no hubiesen leído el Programa. En esa oportunidad el único que dijo las cosas como son con respecto a esa reunión en el CEP fue  un ex ministro de Pinochet a cargo de una AFP. Entretanto,  tenemos la creación de la alianza ‘Público Privada’ entre los grandes empresarios y los políticos de turno que manejan el Estado desde la época de Ricardo Lagos, en desmedro del capitalismo, del mercado y los pequeños y medianos empresarios. La guinda de la torta fue cuando los grandes empresarios agrupados en Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) financiaron y apoyaron a Michelle Bachelet en la última elección presidencial.  ¿De qué sirvió apaciguar a la Izquierda? ¿De qué sirvió esos seminarios realizados por las cópulas empresariales, los políticos e intelectuales como Icare y Enade cuyos nombres ahora no recuerdo, donde invitaban a la presidente de la República?

 El ambiente para que las personas que desean abrir un negocio están malo, que hace tiempo apareció una carta en El Mercurio de Santiago de dos mujeres que querían local en Providencia o Las Condes, en la contaban que no sé cuántas veces le había pedido el Certificado de Antecedentes  hasta el punto que estaban convencidas que eran criminales. Además, alegaba que el Secretario Ministerial de Salud de la Región Metropolitana las demoraba más otras instancias. La carta concluía que el proceso para abrir un negocio era como un filtro, donde quien tenía amistades en el aparato del Estado tenía luz verde.  Es el Chile de Bachelet, cuando ella decía “El Chile que todos queremos”. En resumen: burocrático.

 Los grandes empresarios se olvidaron de la palabras del líder de la Revolución Rusa, Vladimir Lenin:  "Los capitalistas están tan desesperados por hacer negocios, que son capaces de vendernos la soga con la que los vamos a colgar". Estas palabras los empresarios debieran tenerla ahora presente, teniendo en cuenta que al candidato del oficialismo, Guillier le gusta ser un títere del Partido Comunista. Supongo que en la elección del domingo 17 no van a votar por el Delfín del Bachelet, quien desea continuar con la retroexcavadora.

Casi me olvido que los empresarios, los grandes dijeron ‘aman a Ricardo Lagos’, quien no olvidemos se enorgullece del gobierno marxista de la Unidad Popular. Un detalle, por cierto, que los grandes gatos olvidan o se hacen los lesos, luego de haber sido amparados por el Gobierno Militar. ¡Qué la Izquierda haya cambiado la Historia a su gusto, no les interesa! Ahí tenemos el  ex presidente de los bancos de Chile, Hernán  Somerville, quien fue negociador de la deuda externa bajo el gobierno de Augusto Pinochet, y quien antes de que de la primaria de la Nueva Mayoría –la que no se llevo a cabo- manifestara que votaba por el socialista Ricardo Lagos por su inclinación liberal.

 A pesar de que la elección presidencial pasada en la ganó Bachelet sólo un 26% de los chilenos se creyó el cuento de las grandes desigualdades o del igualitarismo, el hombre más rico de Chile, Andrónico Luksic, él que  le prestó dinero al hijo de Bachelet y su nuera para su emprendimiento en Malachí, en su cuenta twitter cree el problema del país son las desigualdades: “la distribución del ingresos en nuestro país es un tremendo desafío”. Otro grupo que cree que el problema son las desigualdades es, pues, la Iglesia Católica.

 Vemos que la Izquierda representada por la Nueva Mayoría sigue culpando del estancamiento económico a factor externos como la baja de las materias primas y no a causas internas provocadas principalmente por las nefastas reformas que impulsaron. Supongo que el bloque del Frente Amplio que se descolgó del oficialismo pensará lo mismo. La culpa es el otro, no de ellos. Lo más importante es la incertidumbre jurídica que se ha instalado, razón por la cual las inversiones han bajado tanto.

 No sé si alguien se habrá dado cuenta de lo siguiente. Decir que la Izquierda es bipolar es quedarse chico. Me explico. La Nueva Mayoría y el Frente Amplio condenan el lucro. Luego, el candidato a la presidencia, Alejandro Guillier sostiene que los empresarios no hacen patria, porque no aportan, a pesar de que pagan impuesto. De vuelta de Valparaíso a Viña del Mar veo un grafiti que dice “ABAJO EL EMPRESARIADO!”.  Cuando fui de nuevo al puerto, aproveche de sacarle una foto. Este es el clima anti empresarial que hay en el país, donde se ha estigmatizado al empresario como si fuese un delincuente. Cuando el principal benefactor de la sociedad son los empresarios. Los progresistas desean que los empresarios se hundan y a la vez exigen que aporten.

 El parlamentario y comisario político Gabriel Boric dijo de Guillier y su relación con el Frente Amplio: “Su equipo económico estuvo más preocupado de señales al empresariado”. En otras palabras, al FA no le importa el desempleo provocado por las reformas que ellos apoyaron, cuando estaba en la Nueva Mayoría. Después del insulto que hizo el heredero de Bachelet, ahora le está siendo guiños a los empresarios. Estoy seguro que si gana el periodista, los inversionista no van venir y, supongo que estará viajando alrededor del mundo para convencer de que Chile es seguro para invertir, lo que es falso.

 De más está decir que aportan. El Grupo Penta financió la Universidad del Desarrollo porque le gusto el proyecto. Además, cuantos ricos después que han pasado nos han legado su patrimonio arquitectónico en el país, sobre todo, en el siglo XIX.

 Un buen ejemplo de que los empresarios aportan lo vemos en los Estados Unidos. El magnate del acero del siglo XIX, Andrew Carnegie levantó la sala de conciertos de Nueva York, Carnegie Hall. El millonario Federico Santa María fundó una universidad que lleva su nombre, en Valparaíso.

 ¿Dónde están los empresarios chilenos buenos al estilo de los personajes de La Rebelión de Atlas?

 A pocos días a la elección del 17 de diciembre, esto es, la semana pasada la Izquierda ha dado con todo. Desde luego con los Derechos Humanos. Y salió que el Presidente había estado en un acto en el Museo de la Memoria en honor del general de Izquierda,  Carlos Prats.  Asimismo, salió otra noticia de que había premiado un trabajo de periodismo enfocado sobre el ex ministro del Interior de Salvador Allende, el mencionado Prats. Me llamo la atención que hasta las barras bravas de los equipos del Colo Colo y la Universidad de Chile hicieran un acto en homenaje a las supuestas víctimas que estuvieron en el Estado Nacional. Recuerden que dicha instalación deportiva se convirtió en museo de la tortura y detención en el primer gobierno de Bachelet. Concluí en ambas barras de los equipos de futbol estaba infiltradas por los comunistas como todas las organizaciones sociales.

  Una vez más que Michelle Bachelet, la psicópata que admira el sistema social cubano y su régimen le negó el  indulto humanitario a un uniformado que lo solicitó el 2016. Es el cuarto militar a quien le niegan ese beneficio. Se trata del Capitán de Carabineros (R), Marcelo Castro, a quien se le acuso del delito de secuestro por hechos ocurridos en 1974, en la Isla de Maipo. Hechos que están amnistiados, pues ésta está vigente para el grupo terrorista Mir.

 Ahora bien, el candidato Sebastián Piñera representante de la Izquierda de la ex Derecha se metió en un lío con la idea de extender la educación gratuita.

 No le creo en nada en lo que ha dicho el traidor de Piñera sobre el penal de Punta Peuco, en que ha manifestado que lo ampliará y mejorará. Después de todo, no tuvo problemas en cerrar el penal Cordillera.

 Para que vean que en Chile no existe el Estado de Derecho y la igualdad ante ley. La Séptima Sala de Apelaciones de Santiago le otorgó la libertad condicional al ex mir, Alfredo Canales y al ex integrante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, Mauricio Hernández. Ambos fueron condenados por el delito de secuestro del empresario brasileño  Washington Olivetto. Canales estaba en Chile desde el 2014, luego de haber cumplido 12 años de presidio en el país carioca.

Ambos fueron condenados a 30 años en Brasil.

Cuando llegue el terrorista Galvarino Apablaza que está en Argentina al país implicado en el asesinado del senador Jaime Guzmán, no le pasara nada.

Es una burla, ya que los militares presos en Punta Peuco llevan 16 años aproximadamente.

 Mi sueño para el próximo domingo sería que los dos candidatos de Izquierda perdieran. Piñera para que se le quite el ego, lo que es muy difícil. Y Guillier para que Bachelet reciba un balde agua fría en la cara o el equivalente a un puñetazo en la cara, con lo cual saldría del “bunker mental” en que ha estado. Cuatro años sin un gobierno sería bueno al estilo de los anarco-capitalistas.


Etiquetas: , , , , , , , , ,

viernes, diciembre 01, 2017

Catch- 22


  Las personas que sabemos la distinción entre el bien y el mal se hayan ante un dilema, después de conocerse los resultados de la primera vuelta, donde el favorito es el ex presidente de la República, Sebastián Piñera de la coalición “Chile Vamos” y el representante del oficialismo, el periodista Alejandro Guillier. Para algunos el empresario es “El Salvador” que evita que Chile se convierta en la Venezuela comunista o en la Unidad Popular 2.0, de ese modo se dilata la agonía a través de un gobierno de apaciguamiento de cuatro años. Después de todo, Piñera no le va entregar la banda presidencial a José Antonio Kast o a Manuel Ossandón, sino al Frente Amplio como lo hizo en su primer gobierno.
   Ahora bien, se preguntaran cuál es la razón del título de este post. Viendo la segunda vuelta se me vino a la mente una película que vi de chico que se llamaba Catch-22 o la Trampa-22 , que se basa en la novela del escritor Joseph Heller. En dicha obra a grosso modo se describe las restricciones burocráticas a los soldados de la Segunda Guerra Mundial: “El término es presentado por el personaje Doc Daneeka, un psiquiatra del ejército que invoca "Catch 22" para explicar por qué cualquier piloto que solicite una evaluación mental por demencia, esperando no ser lo suficientemente cuerdo para volar y así escapar de misiones peligrosas, demuestra su propia cordura en creando la solicitud y, por lo tanto, no puede declararse insano”. Para los chilenos que mejor la siguiente variación: “Esta frase también significa un dilema o circunstancia difícil de la cual no hay escapatoria debido a condiciones mutuamente conflictivas o dependientes”. Según el Diccionario Merrian-Webster , una situación ilógica, sin sentido e irracional: “Una situación que presenta dos alternativas igualmente indeseables”. 
 La segunda vuelta va ser entre la centro Izquierda representada por Piñera y la extrema Izquierda cuyo representante es Guillier. Mantengo mi postura. Voto a conciencia, no por conveniencia. 
    En la primera vuelta presidencial ganó la abstención. Con todo, Bachelet festeja que ellos ganaron, si sumamos todos los candidatos de Izquierda obtienen el 55% con respecto al 20% de del candidato de Chile Vamos. Por tanto, para ellos dan por supuesto que Guillier si gana no alterara su modo de vida. Además, no tiene problemas morales de la gente que votó por José Antonio Kast y que no quiere votar por Piñera, pues sería como beber veneno. 
   El país se encuentra en la situación que está, gracias precisamente al presidenciable de la ex Derecha, Sebastián Piñera. Él se sumo al cambio del sistema electoral, porque según estaba agotado. Pese a tener un 70% de rechazo el gobierno de Bachelet gracias al cambio del sistema electoral, la Izquierda (La Nueva Mayoría y el Frente Amplio) conservan la mayoría relativa en el Congreso. En el sistema binominal se votaba el candidato y cada coalición elegía un parlamentario. El nuevo sistema es tan poco democrático, si por esta palabra se entiende que el que gana es el que obtiene más votos, que ahora hay en el parlamento personas que obtuvieron apenas el 2% de los votos. Sin embargo, prima la lista. Es una burla. 
   Muchos se olvidan que el supuesto “El Salvador” del comunismo elogio al comunista Volodia Teitelboim, le pago a la dirigente Gladys Marín su estadía en una clínica privada y, la guinda de la torta fue, cuando en su gobierno estuvo en la guardia de honor del funeral de Hugo Chávez, fundador de la Venezuela comunista. 
   Para muchos ahora es un deber patriota votar por Sebastián Piñera para evitar que Chile se convierta en la segunda Venezuela, aunque nadie o pocos se refieren a la Nueva Unidad Popular. Eso lo hemos visto hace poco, cuando la maratonista Erika Olivera dijo que si Guillier ganaba, estaríamos como en Venezuela. Repito lo que escribí en el blog de Maximo, con la salvedad que agrego que Piñera como buen DC quiso quedar bien con todos. 
   “Primer Acto: La maratonista y diputada electa Erika Olivera dice: "a mí no me gustaría tener un país como Venezuela", si gana Guillier. 
   Segundo Acto:el atleta Sebastián Keitel y representante de Evópoli sostuvo que lo dicho por Olivera era un ofensa al candidato a de la Nueva Mayoría:"No lo llevo a ese extremo porque sería una falta de respeto para Guillier, pero sí creo que con Piñera estaremos mejor". Los medios oficiales no hablan de la comunista Bachelet. 
  Tercer Acto: Piñera interviene apoyando a la maratonista y a su vez contendor: "Chile no es Venezuela, pero ¡cuidado!". O sea, si sale Bacheleto, no vamos a la actual Venezuela o la UP 2.0. Lo dice Piñera. 
   Cuarto Acto: En la portada de 'El Mercurio' nos informa que Guillier para su nueva campaña integra al loco de Fernando Atria y su Asamblea Constituyente y la diputada Comunista, Camila Vallejo. 
  PD: Insisto por las declaraciones de Piñera que el próximo gobierno de la Nueva Mayoría respetara el modo de vida burgués de la mayoría de los chilenos que fueron a votar”. 
   El supuesto Salvador no se atreve a preguntarle públicamente al candidato de la Nueva Mayoría, si desea para el país una situación como las que viven los venezolanos, ya que quienes lo apoyan si les gusta la dictadura del hambre de Maduro. Aun cuando lo comparo con el presidente de Venezuela: “Yo veo que el candidato (Alejandro) Guillier está cada día más violento, más demagogo, más populista, más errático y se parece cada día más a (Nicolás) Maduro". Desconozco si los periodistas progresistas en los debates previos a la primera vuelta le formularon tal pregunta. 
   Ya que el país se está polarizando, muchos se pusieron contentos, cuando Sebastián Piñera anunció que su gobierno no sería ni Izquierda ni Derecha, sino centro social : "vamos a enfrentar esta segunda vuelta con una campaña alegre, queremos sumar y no restar, no nos vamos a izquierdizar ni nos vamos a derechizar, vamos a apelar a la sabiduría y al sentido común de los chilenos, eso es lo que llamamos el centro social". Tan zalamero de la Democracia Cristiana, cuando se partido ha carecido de sentido común y sabiduría. Por tanto, no necesita de los votos que de Kast. 
 La expresión ‘centro’ en términos políticos significa Izquierda.
   Es increíble que terminado el segundo gobierno de Bachelet personas que no son de Izquierda le crean el cuento de que la culpa la tiene los abusos de las empresas como La Polar, olvidándose de caso Caval, el jubilzado de la señora del socialista Andrade y la compra de terreno para la hija del Presidente cerca del proyecto Dominga, los abusos en el Servicio Nacional de Menores y el viajecito de la mandataria para ver la selección chilena, entre otras cosas. 
   Otra persona que no es de Izquierda repetía las mismas tonteras de ese sector. Puesto que el país está polarizado. Cada bloque le teme al otro. Los que votan por Piñera no quieren el comunismo. Y los que votan por Guillier no quieren a Pinochet de vuelta, olvidándose que los militares entraron a la política porque la mayoría de los chilenos que no querían vivir bajo una dictadura comunista. Incluso culpaban a José Antonio Kast por polarizar el país. No conviene expresarse como el ex presidenciable de la Derecha. 
   El ex ministro de Hacienda de Bachelet en su primer gobierno, Andrés Velasco dijo que no apoyaba a ni a Piñera ni Guillier. . El centro con el cual se identifica fueron los tontos inútiles para la Izquierda revolucionaria, pues ya no lo necesitan. Cada militante de grupo Ciudadanos votaran a conciencia. Dicho grupo saco una declaración en la que dice "somos un grupo de personas unidas por el propósito de superar la lógica del Chile binominal y polarizado”. Esa frase supone que con el sistema electoral anterior existía polarización. Sin embargo, después de la elección de la primera vuelta que la división ideológica por lo que atraviesa el país no es debido al cambio electoral.
   He leído por los comentarios a blog de Maximo que el movimiento de Extrema Izquierda, Frente Amplio anunció que si ganaba Piñera, ellos saldrían a la calle naturalmente a crear descontento artificial. Mientras desarrollo este post me di cuenta que la Izquierda no teme crear conflicto artificiales tal como vimos en el V gobierno de la Concertación, sin embargo, su más profundo temor es tener una sociedad polarizada. Me acordé que la actual vocera del gobierno de Bachelet, Paulina Nárvaez acuso al candidato presidencial de ‘Chile Vamos’ de polarizar la sociedad no sé por qué tema. No sé por qué los locos de la Izquierda quieren que seamos buena onda y simpáticos con ellos. En resumen, la Izquierda no les produce problemas crear conflicto, descontento e indignación, más les produce un miedo cavernario o atávico es una sociedad polarizada. Muchos no que votan por Piñera lo hacen para evitar la polarización. Eso es lo que falta para las personas que se abstuvieron de votar vean la diferencia claramente entre los partidarios de las libertades y comunismo en todos los ámbitos. Ser tibio o centrista no sirve. 
   El columnista de la revista Que Pasa, Vicente Undurraga escribió en su columna Zorrones para hacer una caricatura del elector de Derecha y de paso habla acerca del miedo que afecta a ambos bloques: “En ambos lados hay mieditos (es decir, miedos exagerados, como si estuviéramos en plena Guerra Fría) y suspicacias: el mes previo a la segunda vuelta tendrá más tensión que los omóplatos de Piñera”. En Chile, la Guerra Fría no ha terminado. Con todo, el periodista no sé explica si el comunismo fue derrotado con la caída del Muro de Berlín, entonces cómo Venezuela llegó a convertirse en comunista y ser una réplica de la Unidad Popular. 
  Se nota que el periodista progresista le importa un pepino que las personas de Derecha se quejen de que con sus impuestos, la gente de Izquierda que maneja el Estado tengo sueldos que en la empresa privada no tendrían: “¡Que trabajen ahora los comunistas que nunca le han ganado un peso a nadie! ¡Hasta cuándo tengo que pagarles el sueldo con mis impuestos!”. A ese tipo de personas Undurraga los llama zorrones y los califica de déspota, cabrón, alguien que tira la talla y se calla, y por último un aprovechador que avasalla.
  Naturalmente, a Vicente Undurraga le provocó urticaria que José Antonio Kast haya obtenido un 8% de los votos. Le molesta el pinochetismo: “El derecherío extremo, ese pinochetismo inextirpable del alma chilena, sacó las garras y tocó su techo, el 8%, que no siendo mucho, no deja de ser. Son los momios recargados que están felices de volver a tener representación, aunque muy temerosos de que se venga un gobierno chavista si gana Guillier, lo cual está más alejado de la realidad que la Cadem”. A este tipo personas que raro que jamás le molesta que políticos de Izquierda digan que quieren continuar o terminar la obra del presidente marxista Salvador Allende. El allendismo pasa piola.
   Si en la segunda vuelta pierde Piñera, en realidad será un alivio para la ex Derecha. Por lo demás se le habrá acabado su Fortuna que lo ha acompañado.
   La mayoría de los chilenos no quieren el comunismo. Dan por sentado que aquí no pasan estas cosas. Lo mismo decían antes que Salvador Allende ganará la presidencia. Sin embargo, puesto que no hemos aprendido “los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla”. 
 Esto no es fatalismo, ni pesimismo.

Etiquetas: , , , , , , , ,

viernes, noviembre 17, 2017

Las elecciones 2017


  Queda pocos días para las próximas elecciones. Tengo claro por quién voy a votar. El único candidato de Derecha en estas elecciones es el diputado José Antonio Kast, los demás son de Izquierda, incluyendo al empresario y ex presidente de la República, Sebastián Piñera que se presenta por la coalición “Chile Vamos” con la fachada de ser centro derecha. Como varias veces he dicho no existe tal cosa como el centro político que medie entre dos extremos, siguiendo lo que dice Aristóteles en su Ética. No en política, sí en el cultivo de las virtudes. El centro siempre ha sido de Izquierda y nos referimos en particular al partido Demócrata Cristiano, que no tiene nada de las cualidades que dice su nombre. 
  La estrategia del comando de Piñera por lo que leído es volver a repetir lo que hicieron cuando salió electo el empresario, esto es, atraerse al centro o la Democracia Cristiana. Este partido sigue en la coalición de la Nueva Mayoría y hasta lleva su propio candidato presidencial, la diputada Carolina Goic. Con todo, tanto Piñera como sus asesores sueñan con que la DC voté por él. El traidor de Aylwin votó por él en la última elección presidencial en vez del candidato de la Nueva Mayoría. Los únicos que votarían por el candidato de "Chile Vamos" serían ex demócrata cristianos que ya no pertenecen a ese partido, ni que se hayan desencantado por la Nueva Mayoría. Así como ocurrió con los ex DC que salieron de la Concertación y formaron un partido. ´De ahí las loas a la ex Concertación, primero con su Museo de la Democracia y segundo, elogiando al traidor demócrata cristiano, Patricio Aylwin. 
   También la coalición "Chile Vamos" desea atraerse al partido o movimiento Ciudadanos, de Andrés Velasco, otro referente de centro que quiere reemplazar a la Democracia Cristiana. El ex ministro de Hacienda del primer gobierno de Bachelet en la última elección presidencial, en un principio manifestó que no votaría por su ex Jefa, porque estaba los comunistas. Después cambio, prefirió a la comunista con el Partido Comunista que dar su voto a Evelyn Matthei, por ser derecha. Dudo que Velasco apoye a Piñera. 
   Sebastián Piñera de nuevo está con la misma estrategia que tuvo su primer gobierno. Él quiere gobierno de Unidad Nacional, lo que significa que no va a sacar a luz las tropelías de la Nueva Mayoría como muchos que votaron por él esperaban que hiciera lo mismo con la ex Concertación o la llamada ‘Democracia de los Acuerdos’ que significa como exprese que la Derecha tiene que renunciar a sus ideas. 
   Sebastián Piñera siempre ha sido un Demócrata Cristiano, jamás alguien de Derecha. ¿Por qué alguien de Derecha elogiaría a la ex Concertación, si ésta fue una farsa? La ex Concertación formada por los restos de la ex Unidad Popular y la Democracia Cristiana se transformaron en la Nueva Mayoría, la cual ésta última incluyo al Partido Comunista. La Nueva Mayoría desea desmantelar las reformas exitosas del Gobierno Militar. Además, el país con el segundo gobierno de Michelle Bachelet ha retrocedido tanto en lo político como en la económico más de cuarenta años. Con el cambio al sistema electoral, los partidos chicos que no representan a nadie tendrán un poder inmenso. Eso es el ámbito político. En el aspecto económico no reina la norma o ley, sino la discrecionalidad del burócrata. A lo anterior, hay que agregar el tamaño grande del Estado, la inmensa cantidad de inspectores como también los innumerables trámites o regulaciones para iniciar una actividad económica, que al final, desalienta. 
   Elogian al centro político o Izquierda burguesa, olvidándose que bajo dos ministros Demócrata Cristianos bajo este gobierno, uno en el ministerio de Hacienda y el otro en el ministerio del Interior, el país duplico su deuda pública, se aprobó el matrimonio igualitarios y con los votos del centro arruinaron la educación particular subvencionada. Recientemente, la candidata de la Democracia Cristiana, Carolina Goic le dijo al representante de "Chile Vamos": “El mensaje es claro, aquí no votamos por Sebastián Piñera, ¡ninguno!”. 
   El sueño erótico tanto de los académicos estilo de Luis Larraín del Instituto LyD como de los políticos de la ex derecha es tener un matrimonio con la DC.
   En un artículo que leí sobre lo que pensaba hacer el comando de Piñera o el propio Piñera era atraerse el electorado de los Evangélicos, los cuales se siente más representado por Kast. Con todo, el nexo entre los ese religión y la coalición Chile Vamos sería la senadora de la UDI, Ena von Bear. Si yo fuese el representante de los Evangélicos o el interlocutor le diría a la parlamentaria: “Mucha gracias por pensar en nosotros. Le recomiendo que vayan a buscar votantes en las sedes del Partido Comunista”. Después de todo, en su gobierno se sacó una foto con los tres diputados comunistas y entre ellos, el jefe del PC y terrorista confesó del FPMR.  En efecto, la estrategia de Piñera ha consistido siempre en mostrarse con una propuesta de Derecha para luego cambiar en pocas horas o días, contradiciéndose totalmente. Primero dijo que se oponía a la adopción de menores por parte de los homosexuales, y después cambio. 
    En un post compare a Sebastián Piñera con el villano de Ciudad Gótica, Dos Caras. No sé cuál es  el Piñera auténtico con respecto a la situación de los presos políticos militares del campo de exterminio de Punta Peuco. Repasemos. Cuando era senador por Renovación Nacional durante el primer gobierno de la Concertación propuso un amnistía no sé si general o parcial, mientras a su vez con los parlamentarios de la ex derecha apoyaban los indultos a los terroristas. Dicho sea de paso, la mayoría de los parlamentarios hasta antes que llegara Piñera al poder le dieron el visto bueno a los indultos a los terrorista, que acabaron en el gobierno del socialista Ricardo Lagos, quien se rodeó de ex Mir. En la penúltima campaña presidencial, el candidato Sebastián Piñera prometió en el Club Español mejorar la situación de los militares enfatizando el Estado de Derecho y juicios apegados a la Ley. En su gobierno los traicionó aumentado las querellas y cerrando el penal Cordillera, lo que le costó la vida a un general, quien se suicidó al saber que sería trasladado a Punta Peuco. Ahora ofrece como migajas o salvavidas de plomo, que los militares saldrán libres, cuando estén agonizando o en estado terminal o indulto humanitario, que es la propuesta generalizada de los políticos que están en el parlamento. O sea, una solución mediocre. Les niegan los derechos carcelarios como la salida dominical, los mismos derechos que tenían los terroristas, los cuales salieron, finalmente, libres. Propone para los presos de Tercera Edad que se rijan con las normas internacionales que el país suscribió, si ni siquiera respetan las normas actuales. 
   Durante la campaña el sector piñerista quisieron atraerse la llamada “Familia Militar” y que ésta no era propiedad, por así decirlo, del candidato de Derecha, José Antonio Kast. Sin embargo, el propio Sebastián Piñera no descartó degradar a los militares presos acusados por las llamadas ‘violaciones a los derechos’. Según la prensa : “reconoció que degradar a los militares en retiro condenados por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura supondría un cambio drástico, pero no descartó la medida si llega a La Moneda”. Ahora no se puede, porque no está la ley. Dijo en la entrevista: “Lo estamos estudiando, y hay muchos factores a favor y en contra". Así y todo, quiere los votos de los que votan por Kast. Se puede vislumbrar sin ser vidente, que Piñera puede hacer lo que hizo Bachelet en su segundo período con respecto a Punta Peuco. 
    En la circunscripción elector que abarca Viña del Mar, Valparaíso y Con-Con se presentan varios advenedizos entre los cuales se encuentra ex vocero de Bachelet, Marcelo Díaz; la oportunista parlamentaria Lily Pérez de Amplitud; la parlamentaria socialista e hija del borracho suicida, Isabel Allende; el senador demócrata cristiano, Ignacio Walker, quien dijo que no se iba a presentar de nuevo al parlamento luego del escándalo en el Servicio Nacional de Menores, donde se supo que las platas iban a parar a las fundaciones del clan Walker, y, por último, Nelson Ávila. Son los mismos que les gusta denunciar el centralismo, que proponen más democracia a.k.a., inventar nuevos cargos públicos para los compañeros de partido para todo siga igual. En otras palabras, los santiaguinos se reparten el país y las regiones no elijen a sus vecinos. 
   Piñera no despidió Lorena Fríes del Instituto Nacional de los Derechos Humanos, tampoco le pidió la renuncia al mirista del Servicio Médico Legal, ni cerró la oficina de Derechos Humanos del Ministerio del Interior encargada de querellarse contra los militares. Cuando se mencionó los operados políticos de la ex Concertación que quedaron en el Estado, los mantuvo. Piñera subirá los impuestos y la burocracia para mantener el gasto público, que es la solución de Izquierda ante el endeudamiento del país en vez borrar todo cargo inútil, que es una carga para los contribuyentes. En su primer gobierno, ni siquiera se le ocurrió quitarle el financiamiento a las ONGs de Izquierda, ni menos al sesgado Museo de la Memoria. Recuerden que lo visito. 
  Ahora bien, si en la segunda vuelta es Kast entre Piñera, en esa circunstancia votaré por el diputado. Si el evento fuese entre Piñera y el resto de los candidatos zurdos, entonces me quedaré en casa. No puedo votar por el traidor. Creo la mayoría de las personas que votarán por JAK no votarán por Piñera en segunda vuelta, luego de leer una columna del profesor de Derecho, Cristóbal Orrego, ex hombre del sesgado Informe Rettig. Dicho sea de paso, se le olvida que los ancianos militares presos están ahí gracias al mencionado Informe unilateral, que fue pedido por los grupos violentos de la extrema Izquierda, o sea, los grupos terroristas al primer gobierno de la Concertación. Fue un chantaje o paz social. 
   Si sale electo Sebastián Piñera, su gobierno puede ser el VI Gobierno de la Concertación o el II de la Nueva Mayoría.

  A pocos días de efectuarse la elección, los piñeristas requieren del sector de derecha que siempre han despreciados para ganar. Recuerden que el gobierno de Piñera, los intelectuales de la Nueva Derecha culpaban a los conservadores de las derrotas del sector, cuando en realidad no era así. Fue el dirigente Jaime Guzmán quien le quito los feudos a la Izquierda, no los ‘liberales’ de Renovación Nación, ni los centros de estudios que luego aparecieron dando supuestamente la batalla de las ideas, después de los noventa. 
   Las personas que votan por Kast prefieren perder con dignidad que ganar para perder. Prefieren enfrentar al mal que apaciguarlo.

Etiquetas: , , , , ,

jueves, noviembre 09, 2017

La reforma que no padecen los izquierdistas caviar


   He manifestado en mi blog que he sido contrario a todas las reformas impulsadas por Michelle Bachelet: la reforma tributaria, la reforma educacional, la reforma laboral y la nueva constitución. No sé cuál me falta por nombrar. No hay que olvidar que la Nueva Mayoría quiso fundar de nuevo el país, aun cuando son minorías y la mayoría de las personas ha estado en contra de las reformas. Chile no necesitaba eso cambios. En este año, el parlamentario Quintana reafirmo su expresión ‘la retroexcadavora’.
 Las reformas de la Nueva Mayoría son en realidad una contras reformas ‘neoliberales’ a los cambios que hizo el Gobierno Cívico Militar. Si los militares introdujeron la economía de mercado, la Nueva Mayoría ha querido achicar el mercado beneficiando a los grandes empresarios. No se puede estar promoviendo los pequeños negocios o pymes si a la vez se ha aumenta el tamaño de la burocracia o el Estado. Después de todo, hay que resaltar que ningún dueño de una pyme tendría el sueldo millonarios de un secretario de Estado, asesores y jefes de cuanto directorio hayan creado. 
  Una mala reforma de pies a cabeza fue la reforma educacional que afecto a los colegios particulares subvencionados y que se conoció como Ley de Inclusión, con lo cual se elimina el copago, la selección y lucro. Un buen ejemplo de que el socialismo nivela hacia abajo. Primero se condenó el lucro como si fuera el pecado capital que impedía una educación calidad. Lo que era falso. Segundo, los colegios no pudieron seleccionar a los alumnos. Y por último, a los padres se les negó el derecho de elegir el establecimiento educacional de acuerdo a sus valores aun cuando conllevar pagar una parte. Los padres no pidieron educación gratis. Además, es falso que sea gratis, pues el dinero que el Estado provee se lo saca a los apoderados vía impuesto.
   Puesto que no hay selección, entonces los padres que quieren que sus hijos sean educados por los colegios particulares subvencionados son seleccionados aleatoriamente en una tómbola igual que en los sorteos. El objetivo supuesto es partir con igualdad de condiciones, lo que es imposible, pues cada estudiante tiene un ambiente familiar distinto. Los ingenieros sociales de Izquierda se olvidan de la herencia. Así, si alguien nace en una familia de artistas plásticos, probablemente se dedique a ello. En cambio, alguien que nació en un ambiente de comerciantes, tal vez querrá tener su propio negocio, sin pasar por la universidad. 
  La prensa nos comunicó que a los largo de diez años que medio millón de estudiantes se habían cambiado de la educación municipal a la educación que impartían los colegios particulares subvencionados. Ese dato no les importo antes de la nefasta de reforma educacional. Si en realidad le hubiese importado la educación estatal, no habría tocado a los colegios particulares subvencionados. Luego de haber nivelado hacia abajo, ahora Bachelet pretende que la educación estatal que depende cada municipio sea dirigida por una gran burocracia centralista, cuando el problema se resolvía eliminado el Estatuto Docente del socialista Ricardo Lagos. Así, se tendría la libertad de despedir a los malos profesores. 
   Según Bachelet, Nicolás Eyzaguirre y Fernando Atria, los apoderados que optaron por cambiar a sus hijos a mejores establecimientos no sabían lo que hacía. No sabían lo que es mejor para sus hijos. ¡Si no fuera por estos progresistas iluminados, que sería del mundo! Asimismo, los dueños de los colegios particulares eran uno aprovechadores porque lucraba o cobraban. Para el trío, la educación es derecho social, no privilegio.
   Hay recordar que en su campaña presidencial, Bachelet sostuvo que sus padres la pusieron en un liceo la marco para siempre. Alcanzo el nirvana. Con todo, a su hijo Sebastián Dávalos lo puso en el Colegio Rubén Darío de la comuna de La Reina, que fundo bajo el Gobierno Militar antes de los ochenta conformado por puros ex UP. No lo puso en un liceo. Es como si una rama de las Fuerzas Armadas llevara a sus hijos a un colegio de esa institución, por lo cual se juntarían con puros hijos de marino, o del ejército. No tiene nada malo. Lo deplorable es la inconsecuencia de los que militan la Izquierda, quienes se dicen defensores de la educación estatal o pública y, sin embargo, educan a sus hijos en colegios privados que pagan y seleccionan. Me acordé que uno de los actuales candidatos que tiene la Izquierda, Marcos Enríquez-Ominami educó a sus hijas en la Alianza Francesa. Lo mismo vale para el demagogo demócrata cristiano, Ignacio Walker, quien puso a su hijo, el actual diputado en el mismo colegio donde el senador se educó, y no en un liceo estatal.
  El actual ministro de Haciendo que antes ocupo la cartera de Educación dijo para El Mercurio de Santiago: “Tenemos un corredor que va con patines de alta velocidad y otra va descalzo, que es la educación pública. Entonces me dice, ¿por qué no le das más comida al descalzo? Primero tengo que bajar al otro de los patines”. Más tarde saliendo diciendo que él afirmar que había nivelar hacia abajo y la típica que le habían malinterpretado. Fernando Atria, el jurista de Bachelet fue más explícito: “Creo que empezar por corregir la educación pública es un profundo error. El gran problema de la educación pública es la educación particular subvencionada”. 
   Es conocida el significado de la expresión arribista. Sin embargo, existe la expresión contraria, el abajista, esto es, una persona de estrato alto que se siente frustrada porque no nació en condiciones paupérrimas y acomplejada, porque se avergüenza y tiene complejo de culpa por su apellido vinoso o ascendencia aristocrática. Es el caso del actual ministro de Hacienda, de su madre la chavista y actriz Delfina Guzmán, el ex ministro de Energía, Máximo Pacheco, que en la UP perteneció al movimiento Mapu que quería exterminar a los 800 mil boliches que habían en el país. En otras palabras, toda persona educada en los colegios elitistas de Santiago y que se creen las tonterías de la Izquierda. El abajista Eysaguirre en esa entrevista dijo asimismo que los apoderados que optaban por colegio con nombre inglés eran unos arribistas.
   En Viña del Mar, hay colegios privados que tienen nombres ingleses más no fueron fundados por personas de ese origen, que en un principio pretendían que hablaran en inglés. En rigor, los únicos colegios netamente ingleses serían St Margaret´s School y el Mackay School. 
       Bachelet dijo : "Eso es lo que está pasando por ejemplo en la Ley de Inclusión, donde hay muchos fantasmas. Es falso que la Ley de Inclusión obligue a cerrar colegios, eso es falso, lo que va a pasar es que algunos colegios particulares subvencionados se van a convertir en corporaciones sin fines de lucro, que es lo mismo que decir que la plata que el Estado está colocando tiene que ser usada para mejorar la calidad en la educación". Y la plata que coloca el Estado viene de los contribuyentes. Por tanto, no existe educación gratis.
  En esa oportunidad, el Presidente de la República salió con típica muletilla, en democracia no se hace o tal cual cosa: "en democracia a mí no me asusta que puedan haber opiniones diferentes, porque eso es parte de la democracia, pero lo que no es sano es que se desinforme, que se digan cosas que no son reales y como que se trate de confundir a los apoderados que siempre van a querer lo mejor para sus hijos".
    En abril de este año, la prensa informó que 113 colegios había pedido cerrar, todo ellos a gracias a la nefasta reforma educacional, que se cristalizó en la Ley de Inclusión. 
   Una noticia comunicó que 37 colegios particular subvencionados se iban a convertir en colegios particulares, porque sus dueños que no querían transformase en corporaciones sin fines de lucro, donde la administración del colegio estaría a cargo de una Fundación, mientras los auténticos dueños son nominalmente jefes. 
 El presidente Conapas (Confederación Colegios Particulares Subvencionados de Chile), José Valdivieso sostuvo que no hay interés de los dueños de colegios en transformarse en corporaciones sin fines de lucros, pues son emprendimientos privados, por una parte, y otra parte, acuso que la ley es una expropiación encubierta del Ministerio de Educación. Obvio. Estas son la palabras del señor Valdivieso: “ningún sostenedor tiene interés en transformarse. Son emprendimientos privados y esta ley es una suerte de expropiación encubierta de parte del ministerio y por eso hay una gran resistencia”. 
   Esa ley es un fracaso. Lo dice una portada de un diario, donde el actual gobierno quería impedir que los colegios particulares subvencionados se convirtieran en privados. 
  Espero que el día de mañana deroguen la Ley de Inclusión, pues es una tontería de pies a cabeza.

Etiquetas: , , , , ,